//La base está: los Pumas reafirmaron su carácter y cerraron una gira positiva con la certeza de que el techo todavía está alto

La base está: los Pumas reafirmaron su carácter y cerraron una gira positiva con la certeza de que el techo todavía está alto

El triunfo por 33-11 ante Gales, en Cardiff, fue un buen broche a tres partidos en ascenso; ahora, la mira apunta al exigente Tri Nations.

Obtención, imposición en el contacto, defensa. A partir de la efectiva ejecución de los principios básicos del rugby, el ABC, los Pumas cerraron la ventana de julio con una victoria contundente, un balance positivo y un fuerte impulso de cara a la parte más exigente de la temporada, aun con mucho por mejorar.

El seleccionado argentino se asentó sobre las bases históricas de su juego para doblegar con autoridad a Gales, el campeón del Seis Naciones, un equipo diezmado en figuras (12 jugadores afectados a la gira de British & Irish Lions) pero sólido en funcionamiento. El éxito por 33-11 en el Principality Stadium de Cardiff refleja dominio que ejercieron los Pumas durante los 80 minutos: el scrum fue imponente, los forwards ganaron metros cada vez que tomaron contacto con la pelota con Rodrigo Bruni a la cabeza y se asentaron en una defensa hermética y agresiva, lo mejor de la gira.

Bautista Delguy, en acción en Cardiff. Buen triunfo de los Pumas.
Bautista Delguy, en acción en Cardiff. Buen triunfo de los Pumas.NurPhoto – NurPhoto

Del otro lado, cabe remarcar algunas falencias en el manejo de la pelota a la hora de abrir el juego, algo que no ocurrió con asiduidad, desaprovechando el potencial de los backs argentinos. Aunque en materia de pérdidas de pelota y disciplina hubo un crecimiento marcado respecto del empate 20-20 de siete días atrás (sólo siete penales), persistieron errores no forzados que mantuvieron al rival a tiro del partido hasta cerca del final. Falencias que, mirando el vaso medio lleno, invitan a confiar en que el techo todavía es alto.

Los Pumas cierran así una serie en la que fueron de menor a mayor, que comenzó con dudas con un triunfo agónico ante la débil Rumania, siguió con un empate agridulce ante Gales y se termina con un éxito contundente en la revancha, que deja satisfacción por el resultado pero sobre todo por la forma en que se consiguió.

La nueva realidad

El contexto no ayudó, con jugadores al final de una temporada larga, que volvieron a reunirse después de ocho meses y debieron ponerse en sintonía rápidamente. Es la nueva realidad que le toca al rugby argentino y no es válida como excusa. La selección de jugadores, sin mucha rotación, deja en claro que Mario Ledesma no tendrá contemplaciones. En un templo del rugby como el ex Millennium, los Pumas demostraron carácter y jugaron a la altura que exige la Celeste y Blanca.

Tomas Cubelli (Argentina) celebra tras anotar su try.
Tomas Cubelli (Argentina) celebra tras anotar su try.NurPhoto – NurPhoto

Fue tan solo la séptima victoria argentina ante Gales en 23 encuentros (incluidos tres bajo la denominación de Gales XV en los 60 y 70), y el primero desde noviembre de 2012, en la misma cancha. Datos que sirven también para dimensionar no sólo el resultado sino el status que ha adquirido el seleccionado en los últimos años.

El éxito ante Nueva Zelanda y el buen Tri-Nations global a fines de 2020 confirmaron el lugar que, por jerarquía individual, le cabe a este equipo. Reafirmarlo en cada partido no es sencillo. Este sábado lo hicieron.

“Había que ganar. Nos habíamos quedado con el sabor amargo del último partido. Lejos de ser perfecto, la actitud y el carácter del equipo estuvieron y eso me pone muy contento”, dijo a ESPN el capitán Julián Montoya. “Estuvimos más finos a la hora de marcar, las formaciones fijas volvieron a ser muy buenas y la disciplina y la salida del campo fueron mucho mejor que el partido pasado”, completó.

Rodrigo Bruni, uno de los mejores de los Pumas ante Gales.
Rodrigo Bruni, uno de los mejores de los Pumas ante Gales.Ian Cook – CameraSport – CameraSport

En el primer tiempo, los Pumas no capitalizaron cabalmente una abrumadora superioridad. Sólidos en la obtención, impusieron el ritmo de juego a partir de la imposición en el contacto. Cada vez que tomaron la pelota, con Bruni y Facundo Isa a la cabeza, los forwards avanzaron, ganaron la línea de ventaja y pusieron a Gales en retroceso. Así llegaron, por caso, los dos tries de ese parcial. Si bien fueron tres cuartos los que le pusieron la firma (Matías Moroni y Tomás Cubelli), fueron acciones de juego corto, pegadas a las formaciones.

La ventaja de 17-8 no reflejó ese dominio como sí lo hicieron las estadísticas: 71% del tiempo tuvieron la pelota en su poder, 75% jugando en territorio rival. En parte este déficit se explica por no saber capitalizar el envión ofensivo y aprovechar los espacios por afuera, un juego en el que a estos jugadores les sobra aptitud. También porque la defensa, sólida en general, otorgó alguna ventaja por las puntas. Así llegó el try galés, al inicio, en una contra tras un mal despeje de Nicolás Sánchez. La falta de puntería del apertura (dos penales y un drop accesibles fallados) fue otro factor.

La intensidad mermó en la segunda mitad. El cansancio y el calor (inusuales 30ºC en Cardiff) hicieron mella en ambos equipos y los errores de manejo se multiplicaron. Sin la contundencia del primer tiempo, los Pumas mantuvieron el control del partido. Tres penales de Sánchez (7 de 10 a los palos) marcaron distancias y reflejaron la intención de sumar a como dé lugar. Recién en una de las últimas acciones buscaron el line-out y tuvieron premio, con un maul arrollador y Matera rompiendo el in-goal a pura potencia para ponerle justicia al tablero.

En menos de un mes, el 13 de agosto, los Pumas inician la parte más exigente de la temporada: el Rugby Championship, que inicia con dos partidos en Sudáfrica ante los Springboks. Los campeones del mundo llegarán con tres Test Matches ante los Lionssobre sus espaldas. Los argentinos tendrán un breve descanso y una mini pretemporada. Y la certeza de una base sólida, un terreno fértil a partir del cual crecer.

Lo mejor del partido

La síntesis

  • Argentina (33): Santiago Carreras; Bautista Delguy, Santiago Chocobares, Jerónimo de la Fuente y Matías Moroni; Nicolás Sánchez y Tomás Cubelli; Facundo Isa, Rodrigo Bruni y Pablo Matera; Guido Petti Pagadizábal y Marcos Kremer; Francisco Gómez Kodela, Julián Montoya (c) y Nahuel Tetaz Chaparro.
  • Entrenador: Mario Ledesma.
  • Cambios: ST 8m, Santiago Medrano por Gómez Kodela y Tomás Lavanini por Isa; 11, Juan Imhoff por Delguy; 14,  Facundo Gigena por Tetz Chaparro y Matías Alemanno por Kremer; 29, Felipe Ezcurra por Cubelli; 30, Facundo Bosch por Montoya; 32, Domingo Miotti por Carreras.

Gales (11): Hallan Amos; Owen Lane, Nick Tompkins, Jonathan Davies (c) y Tom Rogers; Jarrod Evans y Tomos Williams; James Botham, Ross Moriarty y Joshua Turnbull; Will Rowlands y Ben Carter; Leon Brown, Elliot Dee y Gareth Thomas.

  • Entrenador: Wayne Pivac.
  • Cambios: ST 9m, Dillon Lewis por Brown, Sam Parry por Dee y Matthew Screech por Carter; 11, Willis Halaholo por Rogers; 17, Rhodri Jones porThomas; 22, Taine Basham por Botham, Kieran Hardy por Williams y Callum Sheedy por Evans.

Puntos

  • PT: 7m, try de Lane (G); 11 y 28, goles de Sánchez por tries de Moroni y Cubelli (A); 25, penal de Sánchez (A); 30, penal de Evans (G).
  • ST: 10m, penal de Evans (G); 16, 24 y 35, penales de Sánchez (A); 39, gol de Sánchez por try de Matera (A).

Amonestado: 19m, Amos (G).

Cancha: Principality Stadium, Cardiff (local Argentina)

Árbitro: Luke Pearce (Inglaterra)

Fuente:Alejo Miranda   PARA LA NACION – Fotos: Nathan Stirk – Getty Images Europe – NurPhoto – NurPhoto – Ian Cook – CameraSport – CameraSport – LA NACION Deportes – Videos – ESPN – LA NACION Deportes