//La ACTC vs el ACA – El automovilismo argentino sufre una grieta cada vez más profunda: cuáles son las causas

La ACTC vs el ACA – El automovilismo argentino sufre una grieta cada vez más profunda: cuáles son las causas

Quizá sea lo más duro que se haya escuchado en los últimos tiempos en el ambiente del automovilismo argentino. Al menos públicamente, por supuesto. Se registró una serie de denuncias que conspiran contra la libertad de acción en la actividad, con cruces de responsabilidades y hasta cierta complicidad, según las duras opiniones escuchadas.

Así como en distintos ámbitos, y especialmente en el político vernáculo, se perciben diferencias notorias, conocidas como “grietas”, el automovilismo argentino también está trazado por una, que divide a la actividad desde hace muchos años. Aunque pareciera que recién ahora comienzan a escucharse voces que la desnuda.

El automovilismo nacional está conformado por el grupo que pertenece a las categorías que están bajo el ala de la Comisión Deportiva Automovilística (CDA) del Automóvil Club Argentino (ACA), y el otro, conformado por las disciplinas que responden a los intereses de la Asociación Corredores de Turismo Carretera (ACTC).

La entidad que tiene representatividad frente a la Federación Internacional del Automóvil (FIA), es el ACA. Si se permite una analogía con el fútbol, el ACA sería como la Asociación del Fútbol Argentino (AFA) frente a la Federación Internacional del Fútbol Asociado (FIFA). Pero en el automovilismo, la ACTC, con el Turismo Carretera como estandarte, se hizo fuerte, ocupando un lugar de poder que dejó “vacante” el propio ACA.

El tema se planteó en el programa “Escudería Carburando”, que se emite por TyC Sports, donde además de presentar el tema, se escucharon voces que fueron muy duras frente a esta realidad que, pese a que los protagonistas e involucrados no lo admitan, en su mayoría, abiertamente, son víctimas de una situación muy particular, ya que se llegó al extremo de prohibir a pilotos que participen en ambos grupos, e inclusive se realiza, de manera sostenida, un trabajo de “invitar” pilotos con el fin de que no participen más “del otro lado”.

El tema, desde su presentación, tuvo enorme repercusión. Por un lado, Javier Ciabattari, responsable del equipo FDC de TC2000, acusó al ingeniero Carlos García Remohí, responsable máximo de la CDA del ACA de cierta inoperancia que roza con la complicidad en esta situación de antagonismos frente a la ACTC.

"El gran problema se llama Carlos García Remohi", dijo Javier Ciabattari.«El gran problema se llama Carlos García Remohi», dijo Javier Ciabattari.

“La grieta no es TC2000 contra Turismo Carretera. Es Automóvil Club Argentino-FIA y la ACTC. Ahí es donde se produce la división. Pero ahí está el gran problema con nombre y apellido y se llama García Remohí. Yo leí una nota que le hicieron, creo que en Carburando, donde dijo que estaba contento porque había muchas camionetas y muchos autos en el TC”, expresó sin rodeos Ciabattari en el programa “Escudería Carburando”.

Y agregó: “Evidentemente que el que nos tiene que defender, el que nos representa y por ahí dice que su categoría es el TC2000, en realidad le importa un carajo. No me pregunto por qué lo dice. Me pregunto por cuánto lo dice”.

Por otro lado, Ernesto Bessone, uno de los grandes campeones del automovilismo nacional y ahora conductor de un equipo de Turismo Nacional, se quejó por un manejo tirano desde la ACTC, que obliga a pilotos a cruzarse de vereda bajo amenaza.

“La grieta existe. Y digo que esto no corresponde. El piloto, que es el que sale a buscar al sponsor, tiene el derecho de elegir. Y si puede correr en todas las categorías que puede hacerlo. No me parece bien que un dirigente venga y diga ‘en esta sí y en esta no’”, afirmó Bessone, que agregó: “A mí me ha pasado. Con el Turismo Nacional. Pilotos que se tuvieron que ir porque tuvieron que correr en alguna otra categoría, concretamente de la ACTC”.

Tito Bessone, con su hijo piloto y su nieto, que llevan su nombre.Tito Bessone, con su hijo piloto y su nieto, que llevan su nombre.

El tema explotó en el ambiente del automovilismo. El tema, un secreto a voces, quedó expuesto abiertamente. Y de a poco los distintos actores del automovilismo nacional salen a expresarse.

El nuevo “hombre fuerte” de la actividad local es Alejandro Levy, que junto con su hermano, Diego, estaban en la conducción de la categoría Top Race y ahora agregaron al TC2000.

El dirigente destacó: “No puedo negar ni afirmar que tenga algún tipo de presión por parte de la ACTC. Si puedo decir que muchos pilotos quisieron formar parte del Top Race y del TC2000 y por una circunstancia extraña a dos días, por causas extrañas se bajaban. Esto es algo que todos lo conocen, el periodismo, los pilotos, los equipos. ¿Por qué pasan y de dónde vienen? No lo puedo afirmar, pero todos lo conocen íntimamente. No tiene sentido que un piloto no pueda formar parte de una categoría”.

También habló Hugo Mazzacane, máximo responsable de la ACTC, que ante las acusaciones, salió al cruce: desligándose de las imputaciones con suma diplomacia: “Me parece que es natural el crecimiento de la ACTC. No voy a analizar ese tipo de declaraciones porque creo que en lo que hay que trabajar es en mejorar aún más el automovilismo nacional que tenemos”. Y agregó: “Los pilotos no me consultan si pueden correr en otras categorías. Los pilotos no son de las categorías, ellos corren donde quieren. Yo no puedo decirle a un piloto que deje de correr en el TC para ir a otra categoría. Los protagonistas aportan un dinero y van a correr a donde más le conviene”, concluyó.

El presidente de la ACTC, Hugo Mazzacane.El presidente de la ACTC, Hugo Mazzacane.

Con el “on” en silencio, en el “off the record” la mayoría aprueba que se “ventilen” estas características marcadas por los mencionados protagonistas. Sin embargo, la inacción domina la escena. Que lo diga otro, yo mantengo mi negocio, es el pensamiento que se destaca en la actividad.

Quizá tampoco sea casualidad que los que hayan salido a romper el silencio, como Bessone y Ciabattari, sean dos personalidades que están “sentenciadas” por la ACTC. Y ante ello, no hay nada por perder. El resto, por más que coincida, en su mayoría se refugia en el silencio. Que seguramente sea cómplice de la situación si se opina lo contrario pero no se actúa o se manifiesta en consecuencia. “La grieta existe, lo más fácil es callar”, expresó Bessone.

El avasallante y hasta, según muchos, inescrupuloso accionar de la ACTC, y la pasividad, para algunos casi cómplice del ACA, dispusieron un terreno fértil en favor de una grieta que se profundiza en el automovilismo nacional.

Así como se acusó, los afectados son los propios protagonistas que padecen este presente del automovilismo nacional. Por más que el actual sistema actúe en detrimento de sus propios intereses.

“La TV dividida nos hizo perder fuerza”

La “grieta del automovilismo no es un tema nuevo, por más que ahora haya encontrado su caja de resonancia. En realidad, el tema comenzó allá por febrero de 2012, cuando de la mano del Gobierno Nacional, entonces presidido por Cristina Fernández de Kirchner pero ejecutado por el vicepresidente, Amado Boudou, se creo “Automovilismo Para Todos”, algo similar a lo que sucedía con el fútbol, y que aún hoy se mantiene en la pantalla de la TV Pública.

A partir de aquel acuerdo entre la Asociación Corredores de Turismo carretera (ACTC), presidida por Oscar Aventin, y el Gobierno Nacional, el automovilismo se dividió en la pantalla de TV, ya que hasta entonces la actividad nacional se canalizaba a través de la producción de Carburando, por las pantallas de El Trece y TyC Sports.

Desde entonces, el TC 2000 y sus categorías, al igual que el Top Race, mantuvieron su lugar en Carburando, mientras que la ACTC llevó a sus s disciplinas, con el Turismo carretera como punta de lanza, a la TV Pública.

Sobre la “grieta» en el automovilismo nacional, el piloto Facundo Ardusso comentó: “El hecho que el automovilismo esté dividido, nos hace perder fuerzas, puntualmente que esté en dos canales distintos. La fiscalización (ACA y ACTC) fue así toda la vida. Pero cuando se dividió la televisión, perdimos fuerza. Se dividió y no está bueno”.

Fuente: Roberto Berasategui – Clarín.com Deportes – Fotos:  Juan Pablo Gianini – Clarín.com Deportes