//Kun Agüero y la selección: entró en la historia, no se convirtió en leyenda

Kun Agüero y la selección: entró en la historia, no se convirtió en leyenda

Aun con 41 goles en la mayor, no alcanzó el brillo y la rentabilidad que tuvo en el fútbol europeo.

La propuesta se repite aunque después la respuesta se publique y en otras ocasiones se archive. Cada entrevistado escucha: ‘¿Si Messi hubiese nacido en Noruega, supongamos… ¿quién es el futbolista argentino más destacado de las últimas décadas?’ La sentencia que escucha desde hace tiempo LA NACION es demoledora, roza el 95%: si Messi no existiera, el mejor de los nuestros sería el ‘Kun’ Agüero. Síntesis de su magnitud, tributo del ambiente del fútbol. Se retira el tercer goleador histórico de la Argentina, habitante de un podio galáctico con Lionel Messi y Gabriel Batistuta… sin embargo en la selección no alcanzó la misma dimensión de estrella internacional. Paradójico recorrido. Al menos en este año de la despedida sorpresiva, pudo hacer las paces y abrazar ese título que siempre se le escapaba en los tiempos de plenitud.

Observándolo hoy, la Copa América de Brasil 2021 estuvo repleta de simbolismos para Agüero. Se marcha campeón. La última vez que se enfundó en las rayas albicelestes fue en ese torneo. Y en ese torneo cruzó el umbral centenario en la selección. Cuando había conseguido la membresía para el exclusivo ‘Club de los 100′, ni Agüero ni nadie podían imaginar este desenlace. Entró de manera decorativa en los últimos minutos del partido contra Ecuador, por los cuartos de final de la Copa… y sería el adiós. El 3 de julio, en Goiania, quedó la marca en 101 juegos. No salió del banco ni contra Colombia en la noche de los penales de ‘Dibu’ Martínez, ni en el Maracaná inmortal.

La última imagen en la selección. para siempre: campeón en el estadio Maracaná, aunque tuvo poca participación en el torneo
La última imagen en la selección. para siempre: campeón en el estadio Maracaná, aunque tuvo poca participación en el torneoMB Media – Getty Images Europe

Pero alcanzar estas cifras demandan un umbral de exigencia máximo: constancia, categoría y ambición. Si falla una, se derrumba todo. Pero hay algo paradójico: aunque jugó muchos partidos, nunca fue el dueño del puesto. Casi siempre se trató de la opción para Crespo, Diego Milito, Tevez, Higuaín, y en su última etapa, Lautaro Martínez… Todos los entrenadores que condujeron a la selección contaron con él, pero para ninguno se volvió incondicional. Basile, Maradona, Batista, Sabella, Martino, Bauza, Sampaoli y Scaloni.

¿En cuántos encuentros fue titular el ‘Kun’? En 62. ¿Cuántas veces apareció como una opción desde el banco? Los otros 39. ¿Y en cuántas oportunidades completó los 90 minutos? Once, apenas 11 veces. El dato es revelador. Y contundente.

El Kun Agüero se presenta ante el mundo y llama la atención en el Mundial, Sub 20 de Canadá 2007; Maxi Moralez, otro que brilló
El Kun Agüero se presenta ante el mundo y llama la atención en el Mundial, Sub 20 de Canadá 2007; Maxi Moralez, otro que brillóAFP

La trayectoria del ‘Kun’ en la selección invita a la discusión. Campeón mundial juvenil en Holanda 2005 –casi testimonial, daba ventaja con la edad– y en Canadá 2007 –colosal, deslumbrante– y olímpico en Pekín 2008, en la mayor casi no tuvo instantes que enseguida se identifiquen con él. Su carrera de crack se construyó en los clubes; es sencillo encontrar momentos únicos en Independiente, en Atlético de Madrid y desde luego en el Manchester City, donde alcanzó la dimensión de leyenda. Barcelona no llegó a pesar en la cancha, porque tal vez sea el sitio que la salvó la vida.

Pero la selección siempre ha sido un suelo resbaladizo. Insinuaciones, esperanza, buenas conexiones con Messi… y un sabor final a insatisfacción a partir de las expectativas que siempre despertó la figura del ‘Kun’. Entonces, vuelven a posarse las paradojas. Salvo su compinche extraterrestre, Messi, el compañero de cuarto, nadie convirtió más goles que Agüero en la selección desde el debut en 2006, de la mano de Alfio Basile: 41 (20 oficiales –nueve en eliminatorias, nueve en Copas América y dos en mundiales–, y 21 en amistosos). El resumen certifica que pocos fueron relevantes. El que le marcó a Islandia fue el primero en una Copa del Mundo, después de Sudáfrica 2010 y Brasil 2014 en cero. El tanto a Francia, insuficiente, en la despedida de ese Mundial 2018, parece una alegoría.

Fueron 7 goles a Bolivia en total, una muestra de cierta irrelevancia. Tres sueltos a Brasil, España y Alemania, oponentes de relieve, pero en amistosos sin trascendencia. ¿Cuál fue el último grito? A Uruguay, hace más de dos años, en noviembre de 2019, en otro ensayo, un cabezazo en Tel Aviv. Probablemente el más determinante que haya convertido ocurrió en un lejano 2011, en Barranquilla, en los inicios de Alejandro Sabella. Perdía la selección y el ciclo tambaleaba. Primero, empató Messi, y a seis minutos del final, lo ganó el Kun. Rescató al entrenador y enderezó la clasificación hacia la mejor Copa del mundo de la Argentina en los más frescos 35 años.

El compinche, el compañero de habitación en tantos años de selección: campeones olímpicos con Messi en Pekín 2008
El compinche, el compañero de habitación en tantos años de selección: campeones olímpicos con Messi en Pekín 2008Koji Watanabe – Getty Images AsiaPac

¿El pasaje más destacado del ‘Kun’ por la selección? Quizás con Sabella, en la época de los “Cuatro Fantásticos”, en la ruta clasificatoria rumbo a Brasil 2014, y otra instantánea con Martino, en la Copa América de Chile 2015. Discontinuo, intermitente…, aunque estuvo siempre. Esa es la paradoja: 15 años de selección garantizados -2006/2021-, respaldados por destacadas temporadas en la elite europea…, pero el derrame albiceleste casi nunca ofreció el mismo ímpetu. Entró por Ángel Di María contra Alemania en 2010, por Ezequiel Lavezzi en la final de 2014, y por Enzo Pérez en 2018 frente a Francia. Otra medida: siempre estuvo en los duelos clave, se acudió a él como revulsivo… y no pudo torcer el destino.

Rusia 2018, eliminación contra Francia; otra desilusión, aunque Agüero marcó allí sus dos únicos goles mundialistas
Rusia 2018, eliminación contra Francia; otra desilusión, aunque Agüero marcó allí sus dos únicos goles mundialistasChris Brunskill/Fantasista – Getty Images Europe

No le faltaron oportunidades. Sí, que se sintiera el 9 de la Argentina por un lapso prolongado. Tuvo mucha competencia en el puesto; indiscutido en las convocatorias, no en las canchas. El primero en atravesar la barrera de los 100 partidos fue Diego Simeone, en 1999. Nadie le quitará esa distinción. Lo siguieron Roberto Ayala, Javier Zanetti, Javier Mascherano, Messi y Ángel Di María. Se sumó Agüero, como el séptimo pasajero. No resultó casual que este fenómeno haya ocurrido en las dos últimas décadas: la intensidad de la agenda nacional lo promovió. Sólo como ejemplo, Mario Kempes jugó 49 encuentros en la selección, y Jorge Burruchaga, 57.

Agüero es de la generación que mantuvo a flote a la selección entre miradas recelosas y condenas populares. Nunca desertó, aunque lo silbaron -y mucho- una noche en Córdoba, por ejemplo. Ese sentimiento de pertenencia es más trascendente que los títulos. Su amor por la celeste y blanca, claro, es imperecedero y lo confirmó en su conferencia del adiós al fútbol: “…Y claramente, quiero agradecerle a la selección argentina, que es lo que más amo”. Está en la historia, pero no se convirtió en leyenda.

Messi y Agüero, 15 años juntos en la selección; compartieron la cancha por primera vez en la selección ante Brasil, en Londres, y perdieron 3-0..., y sin saberlo, se despidieron ante el mismo rival, pero campeones de América
Messi y Agüero, 15 años juntos en la selección; compartieron la cancha por primera vez en la selección ante Brasil, en Londres, y perdieron 3-0…, y sin saberlo, se despidieron ante el mismo rival, pero campeones de AméricaRobert Cianflone – Getty Images AsiaPac 

Fuente:Ir a notas de Cristian GrossoCristian Grosso  LA NACION – Fotos: Anibal Greco – MB Media – Getty Images Europe  – AFP – Koji Watanabe – Getty Images AsiaPac – Chris Brunskill/Fantasista – Getty Images Europe – Robert Cianflone – Getty Images AsiaPac – LA NACION Deportes