//Julián Alvarez hizo un gol en su debut oficial en el Manchester City, pero no alcanzó: Liverpool ganó la final y se quedó con la Community Shield

Julián Alvarez hizo un gol en su debut oficial en el Manchester City, pero no alcanzó: Liverpool ganó la final y se quedó con la Community Shield

La Araña anotó el empate parcial para el equipo de Pep Guardiola a 12 minutos de ingresar desde el banco, aunque resultó insuficiente: los de Klopp vencieron por 3-1.

Liverpool se quedó con el primer título oficial de la temporada en Inglaterra al imponerse en la primera final. El ganador de la FA Cup se adueñó del duelo por la corona de la Community Shield al derrotar por 3-1 al campeón de la Premier League, el Manchester City.

Julián Álvarez hizo su debut oficial en el City ingresando desde el banco a los 13 minutos del segundo tiempo, en reemplazo del argelino Riyad Mahrez y para compartir el ataque con el noruego Erling Haaland. Y marcó para su equipo doce minutos después, con suspenso.

El gol de Alexander Arnold (1-0)

Liverpool se puso en ventaja a los 21 minutos del primer tiempo con una definición desde la puerta del área de Trent Alexander Arnold, que se desmarcó, recibió un pase atrás de Mohamed Salah y le dio de primera. El disparo llegó a rozar levemente en la cabeza de Nathan Aké antes de colarse junto a un palo. Fue el único remate al arco de los dirigidos por Jürgen Klopp en esa etapa, donde el City tuvo tres buenas ocasiones para anotar pero encontró a una defensa y un arquero sólidos.

Los segundos 45 minutos comenzaron con otro revolcón para Adrián en el arco del Liverpool, ante una incómoda resolución de Mahrez dentro del área, mientras Haaland le reclamaba porque se consideraba en una mejor posición. En la insistencia sin profundidad, Pep Guardiola buscó las respuestas en el banco, sumando además a Phil Foden. Enseguida, no obstante, tuvieron dos mano a mano los Reds, con Darwin Núñez, que llevó peligro en las dos primeras pelotas que tocó.

El gol de Julián Álvarez (1-1)

El tiempo corría, Guardiola se fastidiaba y su equipo no estaba nada fino en los pases en la última parte del campo. Y a 20 minutos del final llegó el grito con suspenso de Álvarez, que tomó un rebote del arquero, forzado al error por la presión de Foden, y el exdelantero millonario la empujó a la red. Aunque el juez inicialmente había anulado la acción, el VAR convalidó el empate al no existir una posición adelantada. Habían pasado tres minutos desde que la Araña salió gritando a abrazarse con sus compañeros.

El sistema de videoarbitraje entro en escena otra vez para advertir al juez de un penal que no había sancionado faltando 10 minutos. Y allí recuperó la ventaja Liverpool, gracias a la resolución de Salah, que definió acertadamente para poner el 2-1 de cara a Ederson, que acertó el palo pero no llegó a evitar el gol.

El gol de Salah, de penal (2-1)

Una mano de Ruben Dias, aunque involuntaria, había cortado la trayectoria de una pelota que no iba al arco en un cabezazo de Núñez, que en la siguiente oportunidad que tuvo no falló. El uruguayo se lanzó de palomita en el cuarto minuto de descuento para poner el 3-1 definitivo.

El gol de Núñez para el 3-1

Ya sobre la hora, Haaland pudo achicar la ventaja, pero le erró increíblemente al arco con el arquero ya tirado en el piso. La decepción era total para el City. Era el tiempo de iniciar los festejos para un Liverpool contundente. El grito de gol de Álvarez no alcanzó. La copa tenía otra dueño.

Fuente: LA NACION – Fotos: ap – AP – LA NACION Deportes – Videos – ESPN – LA NACION Deportes