//José Luis Palomino, defensor de Atalanta, dio positivo en una prueba antidoping y fue suspendido indefinidamente

José Luis Palomino, defensor de Atalanta, dio positivo en una prueba antidoping y fue suspendido indefinidamente

Al tucumano, surgido en San Lorenzo, se le encontró nandrolona en su organismo.

José Luis Palomino, zaguero argentino de Atalanta, fue suspendido indefinidamente por las autoridades del fútbol italiano luego de haber dado positivo por consumo de nandrolona en un control antidoping sorpresa.

Lo informaron fuentes de la Serie A, al confirmar que Palomino, de 32 años y surgido en San Lorenzo, fue suspendido en forma cautelar por el Tribunal Nacional Antidoping italiano, como lo indicó en un comunicado: “De acuerdo a la solicitud propuesta por la Fiscalía Nacional Antidopaje, se procedió a suspender al atleta José Luis Palomino (FIGC) como una medida cautelar por violación de los artículos 2.1 y 2.2“.

Palomino surgió de San Lorenzo y disfrutaba de un buen presente dirigido por Gian Piero Gasperini en Atalanta
Palomino surgió de San Lorenzo y disfrutaba de un buen presente dirigido por Gian Piero Gasperini en Atalanta

El positivo del rústico defensor se conoce cuando restan poco más de dos semanas del inicio de un nuevo campeonato italiano. Además, en los últimos días se estuvo especulando sobre una posible salida del central a Rennes de la Ligue 1, donde ya había militado entre 2014 y 2016, con la camiseta de Metz. El contrato con el club del norte italiano vence el próximo año.

El defensor, que también se puede desempeñar sobre la banda izquierda, es una pieza habitual en el conjunto de Gian Piero Gasperini desde su llegada en 2017, acumulando 202 partidos en todas las competiciones, y llegó a integrar algunas convocatorias de Lionel Scaloni con la selección argentina, aunque no debutó aún. En Bérgamo también comparte equipo con Juan Musso, el arquero, desde el año pasado.

La carrera de Palomino en el fútbol europeo sorprendió a todos en el mundo San Lorenzo, en donde hizo su presentación el 26 de septiembre de 2009, en un encuentro frente a Tigre. Más allá de su ímpetu, coraje y desparpajo, no le sobraba técnica y era pieza dócil en el mano a mano. Su campaña en el Ciclón, hasta 2013, cuando pasó a Argentinos Juniors, a pedido de Ricardo Caruso Lombardi, fue irregular, con altos y bajos, con presencia repetida y largas ausencias. Actuó en 44 encuentros y marcó un gol.

En julio de 2013, Palomino quedó libre, lo que provocó un impacto mayúsculo en la institución, que ya tenía algunos serios problemas financieros. De todos modos, más allá de su breve paso por el club de la Paternal (18 juegos), pocos presagiaron el salto que tuvo en los años siguientes. Evidentemente, la Serie A lo transformó en una pieza indispensable, duro en el cuerpo a cuerpo y con prepotencia en el aire.

Palomino, luego de una derrota de San Lorenzo; Bottinelli, Alvarado (semitapado) y Bianchi Arce, en la imagen
Palomino, luego de una derrota de San Lorenzo; Bottinelli, Alvarado (semitapado) y Bianchi Arce, en la imagenMauro Alfieri – LA NACION

Tiempo atrás, reconoció las dudas que lo gobernaron en sus primeros años de profesional. “Siento que no estuve a la altura en San Lorenzo, mi carrera fue de menor a mayor y en Italia aprendí muchísimo. Ojalá algún día pueda arreglar la imagen que dejé”, comentó, en una charla radial.

Y fue más allá: “Hago hincapié en San Lorenzo porque fue donde me formé y no pude plasmar mi juego. Siento que estoy en deuda, no estuve a la altura y me gustaría revertir esa situación. No estuve como me hubiese gustado estar; era un objetivo que tenía. Tengo mucho aprecio para con el club”. Como en aquella etapa, San Lorenzo se nutre ahora de jóvenes promesas en todas las líneas, sobre todo, en la defensa. En una situación de emergencia -aquella, esta-, algunos intérpretes no están preparados para las urgencias y saltan a la cancha demasiado pronto.

Otros casos de doping de argentinos en Serie A

Sin ninguna duda el caso más emblemático y de alto perfil que hubo de doping en la liga italiana fue el que pasó Diego Armando Maradona el 17 de marzo de 1991, luego de un encuentro entre su equipo Napoli y Bari. A pesar de argumentar, por vía de sus abogados, que la cocaína encontrada en su sistema no favorecía su rendimiento en la cancha, la sanción de 15 meses que recibió Pelusa lo forzó a abandonar el sur de Italia para recaer en Sevilla, en aquel entonces dirigido por Carlos Bilardo.

Apenas dos años más tarde fue uno de los grandes socios del Diez, Claudio Paul Caniggia, a quien le cayó otra suspensión por doping, también por consumo de cocaína a través de un cigarrillo. Años después, su exmujer Mariana Nannis reveló que el Hijo del Viento perdió alrededor de cinco millones de dólares en aquel episodio: “Esa cifra fue lo que le costó, era el contrato que tenía con el club. La Roma lo tenía parado sin jugar y le dejaron de pagar, obvio”, se lamentó.

Claudio Caniggia recibió una extensa suspensión luego de dar positivo por cocaína mientras jugaba en Roma
Claudio Caniggia recibió una extensa suspensión luego de dar positivo por cocaína mientras jugaba en RomaPaul Marriott – EMPICS – PA Images

Por fuera de los argentinos, alrededor del cambio de siglo se registraron múltiples suspensiones por consumo de nandrolona en la liga debido a su presencia en una vitamina muy común entre los futbolistas de la época. Entre algunos de los casos más destacados se encuentran el de Edgar Davids, suspendido por cinco meses en 2001, y Pep Guardiola por cuatro meses en el mismo año, aunque luchó por su inocencia más allá de su retiro y fue absuelto en 2007.

Fuente: LA NACION – Fotos: FABRICE COFFRINI – AFP – Mauro Alfieri – LA NACION – Paul Marriott – EMPICS – PA Images – LA NACION Deportes