//Fecha 14 Vélez se lo empató a Independiente en el final de un partidazo

Fecha 14 Vélez se lo empató a Independiente en el final de un partidazo

La adrenalina de la vuelta de los hinchas, el resultado cambiante, el triunfo que dibuja una sonrisa en Independiente y un gol fuera de contexto de Ayrton Costa, un grupito de plateístas salen disparados. Pasaron 19 meses sin venir a la cancha, ¿cómo se van a ir antes?

Los cambios de Falcioni. Entra Roa, sale Roa. Hay dos laterales, pero llega el desborde y el descuento de Almada. Vélez domina. Merece ese final. Y llega el centro de Mancuello. Y el hijo que salva al padre, Mateo, alto como Mauricio, ¡en offside está Pellegrino! pero hay un línea cómplice de la alegría de todo Liniers y De los Santos la empuja abajo del arco. 3 a 3. Y el grito de esas gargantas fieles que estuvieron de cuarentena. La explosión y la lluvia. Gracias fútbol. Nos diste un partidazo.

Lejos de esos espectáculos clase B que dominan el campeonato, aquí jugaron a todo ritmo. Lo ganaba Independiente por la presión, la intensidad, las buenas sociedades en 3/4 y un goleador iluminado. Lo empató Vélez por el gran segundo tiempo de Federico Mancuello, que salió de la zona de congestión que le habían propuesto los volantes rivales en el primer tiempo, porque no dio por perdida ninguna pelota y porque aprovechó los errores ajenos.

Vélez se puso ventaja después de un arranque en el que Independiente lo sorprendió con su postura agresiva y un tiro libre de Soñora en el palo. Entonces, Thiago Almada ejecutó el tiro de esquina, Lucas Janson se impuso en el cielo del área, Sebastián Sosa tapó el cabezazo a quemarropa y Juan Manuel Lucero tuvo olfato para empujar la pelota al gol.

El Amalfitani era una fiesta, pero la euforia se apagó en un santiamén. En la jugada siguiente Bustos mandó un centro pasado, Tomás Guidara se durmió y Romero cabeceó al empate. Y el propio cordobés armó un ataque bárbaro en el que participaron Soñora, Velasco y Martínez, que no pudo con Hoyos desde el punto del penal. Silvio, abajo del arco, metió un taco que se perdió apenas desviado.

Independiente copó el medio con Domingo Blanco y Lucas Romero y la vigilancia activa sobre Mancuello ensució el primer pase. Compacto y dinámico, lo obligó a Vélez a intentos individuales. No fluyó Luca Orellano, apareció en cuentagotas Almada y pesaron poco los laterales, inofensivos en ataque y flojos en la contención.

Y volvió a emerger Romero en su hábitat. Desbordó Ayton Costa, cabeceó Silvio, tapó Hoyos, pero se vio superado en el rebote. Soñora metió un centro pinchado, el número uno quedó a mitad de camino y la figura de la noche la empujó abajo del arco.

En el segundo tiempo, Vélez salió con mayor decisión, Mancuello tuvo protagonismo y le dio fluidez al equipo y Francisco Ortega fue más punzante por la izquierda. Después, lanzó a Guidara y se activó Orellano por la derecha. Profundizaba, pero no llegaba claro. Tenía la pelota, pero no lastimaba.

Por eso Mauricio Pellegrino apostó a Ricardo Centurión, un revulsivo. Y como Independiente no la agarraba, Julio Falcioni prescindió de Chaco Martínez e incluyó a Andrés Roa para tenerla bajo la suela. El colombiano no lo logró.

https://twitter.com/TNTSportsAR/status/1444464151942868994?ref_src=twsrc%5Etfw%7Ctwcamp%5Etweetembed%7Ctwterm%5E1444464151942868994%7Ctwgr%5E%7Ctwcon%5Es1_&ref_url=https%3A%2F%2Fwww.clarin.com%2Fdeportes%2Fvelez-vs-independiente-liga-profesional-futbol-partidazo-empate-final_0_AcTwK9w9i.html

Vélez dominaba y estuvo cerca del empate Lucero. Su remate se perdió cerca del palo izquierdo de Sosa. Pero bastó que Independiente asomara la cabeza en el área de Hoyos para sintiera que podía liquidar el partido. Bustos sacudió de media distancia y el arquero no pudo dominar y la pelota se perdió en el córner. Ejecutó Soñora, la pelota quedó boyando y desde el piso, entre varias piernas locales, Ayrton Costa inventó un gol increíble.
Pellegrino sumó un delantero y Falcioni, un lateral volante. Lo perdió Silvio. Descontó Almada, tras un centro desde la izquierda de Mancuello. Hubo más cambios que denunciaron las intenciones de unos y otros. Mientras un técnico sumó peso ofensivo, el otro acumuló defensores. El empate fue un premio para el que buscó y un castigo para el que se refugió. Para los imparciales, un gran show.

Fuente:Daniel AvellanedaDaniel Avellaneda Clarín.com Deportes Fotos:  Marcelo Carroll – Clarín.com Deportes – Tweets

TNT Sports Argentina@TNTSportsAR – Clarín.com Deportes