//Facundo Campazzo emociona a los fanáticos, recuperó su varita y aprovecha las oportunidades

Facundo Campazzo emociona a los fanáticos, recuperó su varita y aprovecha las oportunidades

El argentino sigue sumando buenos minutos y fue parte de la rotación en la victoria ante Orlando Magic.

Aprovecha cada oportunidad. Sabe que puede volver un golpe, pero no mira hacia los costados, avanza. Facundo Campazzo volvió a sumar buenos minutos en la victoria de Denver Nuggets ante Orlando Magic por 121-111. Pero lo más interesante del caso del argentino es que, más allá de lo que vivió en las últimas semanas y que estuvo a un paso de se transferido, su carisma y su energía lo ubican como un jugador al que la gente y los especialistas consideran importante.

Con la baja de Monte Morris, que ingresó en el protocolo de cuidados por una conmoción cerebral, se vio beneficiado con una mayor cantidad de oportunidades. Michael Malone apeló al base argentino para conducir a la segunda unidad de los Nuggets y Campazzo quiere responderle. Sabe el cordobés que tras al retorno de Morris deberá esperar nuevamente tener minutos y que el escenario todavía podría ser más complejo cuando retorne (se estima que podría volver poco antes de los playoffs) ya que pasaría a ser el cuarto base dentro de la rotación del equipo.

Mientras tanto, en el Ball Arena de Colorado, Campazzo respalda con buenos aportes la confianza del entrenador. En el juego ante los Magic aportó cinco puntos (2-2 en libres y 1-3 en triples), cinco asistencias y dos rebotes en poco más de 19 minutos. Incluso, en el comienzo del segundo cuarto, se ganó al aliento del público al convertir un triple que estiró la diferencia a 22 puntos (40-18) y que forzó al DT rival, Jamahl Mosley, a pedir un tiempo para frenar a los Nuggets.

Lo que genera Campazzo no se traduce en los números, ya que no son todo lo bueno que él pretende, sin embargo, la identificación con el público es lo marca la diferencia. Ayer, antes del juego con Orlando un grupo de niñas alentó al argentino mientras hacia su ronda de tiro y cuando el argentino dejó la cancha le firmó su camiseta a una de ellas que no pudo contenerse de la emoción.