//En el Sur Banfield vs Estudiantes por la Liga Profesional: un gol a los 14 segundos y la aparición salvadora de Jesús

En el Sur Banfield vs Estudiantes por la Liga Profesional: un gol a los 14 segundos y la aparición salvadora de Jesús

El equipo de Zielinski ganaba de entrada con el tanto de Manuel Castro. El encuentro estuvo suspendido por falta de luz. Dátolo lo empató sobre el final.

Catorce segundos. Un golpe. Otro partido. Así de rápido cambió el desarrollo y las sensaciones en el Florencio Sola. De salida, A puro toque (fueron cinco en total, a pura precisión), Estudiantes asombró a Banfield. Lo definió el delantero uruguayo Manuel Castro. Así, rápido y furioso, el equipo de Ricardo Zielinski se puso en ventaja y comenzó a sentir que el sillón del liderazgo es un lugar cómodo. Y agradable (hasta que duró, hasta ese empate de Jesús Dátolo faltando diez minutos).

El tanto de Castro es, al momento de esta nota el más rápido del torneo. Pero no el del fútbol argentino. Se recuerda: el récord pertenece a Carlos Dantón Seppaquercia, quien le convirtió el gol más rápido, jugando para Gimnasia y Esgrima La Plata contra Huracán, a los 5 segundos, el 18 de marzo de 1979.

El encuentro estuvo suspendido por falta de luz desde los ocho minutos. Se reanudó 17 minutos más tarde. El árbitro, Nicolás Lamolina, adicionó 18 en esa etapa, incluyendo otras interrupciones menores.

Se hizo un partido táctico a partir de ese gol despertador. No hubo variantes, pero Banfield, obligado, no pudo hacer otra cosa que lo previsible: ir a buscar con sus mejores argumentos. El equipo de Javier Sanguinetti, que no venía con buen paso (un punto de nueve posibles; dos partidos sin convertir), intentó con las apariciones por afuera a través de Juan Alvarez y Ramiro Enrique y con Pons como centrodelantero. En el medio, lo de siempre: la impresión de que algo bueno puede realizar Giuliano Galoppo.

Por naturalidad y circunstancia más que por deseo Estudiantes comenzó a retroceder. Dejó espacios hacia adelante, apostó al contraataque y a las jugadas de pelota parada (uno de sus puntos fuertes; sobre todo aprovechando la altura de sus dos defensores centrales -Agustín Rogel y Fabián Noguera- quienes miden más de 190 centímetros). Lógico. Muy lógico: una muy típica virtud de su entrenador, ese Zielinski mejorador de equipos y de recursos.

La primera mitad del complemento ofreció un indicio más para romper un mito. A Zielinski se lo suele catalogar de defensivo, de construir equipos amarretes, pensados para el cero. Nada de eso, más allá de ocasionales excepciones vinculadas a circunstancias o a los recursos escasos. Pero no es eso este técnico. En el Florencio Sola, cuando su Estudiantes ganaba 1-0 no decidió colgarse del travesaño ni mucho menos. Le llegaron poco y estuvo cerca de liquidarlo con un fortísimo remate de Juan Sánchez Miño atajado por Federico Altamirano.

Pero con los cambios (sobre todo el ingreso de Dátolo), ya en el último tramo del encuentro, Banfield encontró espacios y llegadas. Jugó en campo rival, se desinhibió con la pelota, manejó el desarrollo.

Y así, por el mérito de esa búsqueda, llegó el grito del empate a través de la notable pegada de Jesús en una pelota que se le escabulló a Andújar.

Y ese desahogo que hasta pudo continuar en victoria si no era por la intervención del arquero del Pincha, que se terminó erigiendo en uno de los mejores del partido. Habría sido demasiado castigo para Estudiantes.

Línea de tiempo

Banfield

4-4-2
Banfield 1 1 Estudiantes de La Plata Estudiantes de La Plata

4-4-1-1
Liga Profesional Argentina, viernes 20 agosto 2021
Estadio: Florencio Solá  Árbitro  Nicolás Lamolina

Fuente: Clarín.com Deportes – Foto: Estudiantes – LA NACION Deportes – TweetsSilvio Maverino (desde casa)@mavegol – GauchoDrogo@Luciano_Uriel_ – LA NACION Deportes