//Del Potro: Una noche y una carrera para recordar

Del Potro: Una noche y una carrera para recordar

ATPTour.com repasa la emotiva noche de Del Potro en Buenos Aires.

Antes del game final de la derrota de Juan Martín del Potro en la primera ronda del Argentina Open del mes pasado contra Federico Delbonis, uno de los jugadores favoritos de los fan se largó a llorar.  Habían pasado dos años y medio desde su torneo más reciente. Cuatro cirugías en la rodilla derecha hicieron que el argentino dudara de que alguna vez regresaría. En ese momento emotivo, a Del Potro le cayó la ficha.

Diecisiete años después de convertirse en profesional, este podría ser el final.

Sin embargo, las lágrimas de Del Potro no provenían de un lugar de tristeza. De hecho, sonrió durante la mayor parte de la noche frente a la ruidosa multitud de Buenos Aires. «¡Ole, Ole, Ole! ¡Delpo! ¡Delpo! Ese canto resonó por todo el estadio mientras las banderas argentinas ondeaban en el aire. Del Potro hizo girar su raqueta como una varita mágica, animando a los aficionados con una amplia sonrisa.

El jugador de 33 años no tenía nada más que demostrar en una cancha de tenis: los 22 títulos a nivel de gira del ex No. 3 del mundo hablan por sí mismos. Pero después de años de rehabilitación y altibajos, el decidido argentino quería otro momento con sus fanáticos. Aunque Del Potro no ha anunciado su retiro, esa noche no se olvidará pronto.

«Fue algo espectacular y un día inolvidable que recordaré por siempre como uno de los mejores días de mi carrera», dijo Del Potro a ATPTour.com. «Viví una de las emociones más hermosas que me dio este deporte y siempre la recordaré. Quedará guardado en mi corazón.”

Fue una velada emotiva para todos en el mundo del tenis, incluidos sus colegas, tanto en Buenos Aires como en todo el mundo. A Diego Schwartzman le sobraron elogios para su compatriota.

“Delpo se merecía todo lo que [experimentó] en la cancha”, dijo Schwartzman. “Todo fue emotivo, su tenis no era una prioridad y logró todo lo que quería, que era redescubrir el amor de la gente”.

Tan bueno como Del Potro ha sido en el deporte que ama, todavía es mejor para hacer feliz a la gente. El tandilense es conocido por su característico golpe de derecha, pero más importante que la cantidad de tiros ganadores que logró el amable gigante es cómo trata a su profesión y a quienes lo rodean.

La gente ama a Del Potro, gane o pierda. Invitó a los fanáticos a ese viaje y sin importar el resultado, luchó con todas sus fuerzas para darles un momento para recordar. No encontrarás muchas personas, si es que hay alguna, que tengan algo malo que decir sobre Del Potro. Su sonrisa es contagiosa y su juego magnético. Nadie compitió con una mayor mezcla de ferocidad y deportividad.

Puede que Del Potro no supiera lo emotivo que sería su partido en Buenos Aires, pero estaba consciente de lo mucho que significa para los jugadores cuando se acercan al final. En el US Open de 2013, el ex No. 4 del mundo James Blake se retiró luego de una derrota nocturna en la primera ronda. Cuando regresó al estadio Arthur Ashe, había tres jugadores en el vestuario: Andy Murray, Alex Bogomolov Jr. y el sexto preclasificado Del Potro.

“Se acercó y me dio un fuerte abrazo. Él dijo: ‘Felicitaciones, quería estar aquí. Vi lo que pasó’”, dijo Blake a ATPTour.com. “Estaba caminando y su entrenador se acercó y dijo: ‘Oye, para que lo sepas, vio lo que posiblemente iba a pasar y hemos estado esperando aquí durante una hora. Él no se iría. Quería esperar’.

“Estaba esperando porque vio que estaba perdiendo en el quinto set y esperó a verme. Solo pensé que eso lo mostraba como alguien a quien le importaba. Simplemente era una persona genuinamente agradable que se preocupaba por sus colegas… Realmente lo aprecié».

Juan Martin del Potro, Indian Wells champion 2018.
Juan Martin del Potro, Campeón en Indian Wells 2018. Photo Credit: Getty Images.

Ese siempre ha sido su camino, ya sea con colegas o fanáticos que nunca antes había conocido. Del Potro sobresale por encima de sus oponentes, físicamente y, a menudo, en esa habilidad, pero nunca se ve a sí mismo como mejor o más importante que nadie a su alrededor. El argentino ha sumado muchos fanáticos de por vida simplemente siendo amable, ya sea deteniéndose para firmar un autógrafo, saludando o tomándose una selfie.

En 2008, el entrenador de Frances Tiafoe le habló de un jugador en ascenso al cual debería ver para modelar su juego: Del Potro. Tiafoe no solía buscar autógrafos cuando era niño, pero le pidió uno al argentino en el Citi Open, y él felizmente accedió.

“Solo quería ser como este tipo, es una leyenda”, dijo Tiafoe. “Cuando jugamos por primera vez en Acapulco [en 2017], ganó 7-6 en el tercero. Fue una gran batalla. Recuerdo haberle dicho que era mi jugador favorito mientras crecía y me dijo: ‘Escuché, escuché. Creo que vas a tener un gran futuro. Honestamente, es solo una leyenda.

“La gente simplemente se puso detrás de él. Mostraba emociones, se preocupaba, tenía personalidad. Yo era un fan suyo y él es una leyenda. Espero que siga adelante, pero si esto es todo, debería caminar con la cabeza en alto para siempre”.

Quizás la parte más difícil de evaluar la carrera de Del Potro es preguntarse qué podría haber sido si tuviera un certificado de salud limpio. Al principio, Del Potro parecía ser el hombre que detendría el dominio de los ‘Cuatro Grandes’. El argentino no temía a ningún oponente. Un solo golpe de su monstruosa derecha podría quitarle la raqueta de las manos a cualquiera. Él lo sabía, y también el resto del Tour.

Su momento más importante llegó hace más de 12 años en el US Open de 2009. Del Potro, quien se había colocado entre los cinco primeros en el Ranking ATP a principios de año, llegó a las semifinales con solo 20 años. Sin embargo, se enfrentó a una tarea abrumadora. Los otros tres semifinalistas fueron Roger Federer, Novak Djokovic y Rafael Nadal.

Un claro no favorito, superó a Nadal en sets seguidos antes de recuperarse de dos sets a uno para sorprender al cinco veces campeón defensor Federer en la final. Del Potro fue el primer campeón del US Open de Argentina desde el legendario Guillermo Vilas en 1977.

Juan Martin del Potro celebrates victory over Roger Federer in the 2009 US Open final.
Juan Martin del Potro celebra su victoria sobre Roger Federer en la final del US Open 2009. Photo Credit: AFP/Getty Images.

En los años siguientes, tuvo más éxito. Del Potro ha obtenido 10 victorias contra oponentes clasificados como No. 1 del mundo, la mayor cantidad de un jugador que nunca haya ocupado el primer puesto. También hizo cuatro apariciones en las Nitto ATP Finals y acumuló muchas victorias contra los mejores jugadores de este deporte.

Pero también ha habido mucho sufrimiento. En mayo de 2010, Del Potro se sometió a una cirugía de muñeca derecha. Entre 2014 y 2015, tuvo tres cirugías en la muñeca izquierda. Sin embargo, esos períodos difíciles nunca afectaron su capacidad de recuperación.

En los Juegos Olímpicos de Río 2016, el gigante estaba muy lejos del Top 100. No solo se desconocía su nivel mientras reconstruía su juego, sino que se enfrentó a un determinado cabeza de serie como Djokovic en la primera ronda. En un giro cruelmente irónico, Del Potro quedó atrapado en un ascensor antes del partido.

Winning silver at the 2016 Olympics in Rio de Janeiro.
El argentine con su medalla de Plata en los Juegos Olímpicos 2016  en Rio de Janeiro. Photo Credit: Getty Images.
Pero como hizo a lo largo de su carrera, el argentino se puso a tono y dio lo mejor de sí. No solo sorprendió al serbio, sino que también eliminó a Nadal y luchó por su segunda medalla de plata en individuales.

No importa el costo de las lesiones en el cuerpo de Del Potro, su derecha nunca desapareció. Quizás más que cualquier tiro de su generación, ese golpe fue lo que marcó su destino.

“Jugar contra eso fue una locura. Era un misil absoluto”, dijo Tiafoe. “He jugado contra Roger, he jugado contra Rafa, pero creo que es el mejor golpe de derecha de todos los tiempos, sinceramente. Puede crear espacio, a la carrera lo golpea tan bien como cualquier otro tiro”.

Dos años después, Del Potro ganó su único título ATP Masters 1000 en el BNP Paribas Open en Indian Wells. El argentino salvó tres puntos de campeonato para superar a un renaciente Federer y lograr una de las mayores victorias de su carrera. Más tarde esa temporada, alcanzó el No. 3 del mundo, el lugar más alto de su carrera, y avanzó a su segunda final de un Major, contando con el apoyo del público de Nueva York para el partido por el campeonato.

Del Potro made a surprise return to the US Open final in 2018.
Del Potro logró una sorpresiva final del US Open 2018. Photo Credit: Getty Images.
Sin culpa propia, Del Potro no ha podido evitar el camino de las lesiones. En el Rolex Shanghai Masters de 2018, Del Potro se fracturó la rótula durante un partido contra Borna Coric. Después de regresar a los cuatro meses, tuvo que tomarse casi tres meses más de descanso. Del Potro luego resbaló en el césped del Queen’s Club y sufrió la misma lesión.

El argentino se sometió a cuatro cirugías en la rodilla derecha: una en 2019, dos en 2020 y otra en 2021. Antes de su regreso a Buenos Aires, no había visto competencia desde entonces. Blake, quien se rompió el cuello y sufrió herpes zóster al principio de su carrera, explicó lo impresionado que está por la frecuencia con la que Del Potro pudo reponerse.

“Mi mayor deseo para todos los atletas es que salgan en sus propios términos y aprovechen al máximo su potencial y para él, no estoy seguro de que salga en sus propios términos”, dijo Blake. “Para un gran campeón como él, me gustaría que tuviera esa habilidad para poder terminar sano y cuando quiera, no cuando esté un poco obligado a hacerlo”.

La mayoría de los jugadores comparten el mismo sentimiento. No solo han estado honrando la Torre de Tandil, sino que han estado tristes de ver llorando a su colega, deseando que pudiera continuar. Delbonis, amigo de toda la vida y conquistador final de Del Potro, le dio un fuerte abrazo en la red después de su partido.

“Dije cuando nos dimos [el uno al otro] un abrazo que él debería continuar. Creo que todo el mundo del tenis quiere que siga”, dijo Delbonis. “Creo que ganó un pequeño partido que volvió a una cancha de tenis”.

Dos días después de su emotivo final en Buenos Aires, Del Potro parecía contento. Si el argentino no vuelve a jugar un partido más, siempre podrá decir que no dejó piedra sin remover. Y por eso, Del Potro nunca será olvidado.

“Soy una persona que lo dio todo por este deporte y siempre di la vida en cada torneo y en cada lugar donde jugué”, dijo Del Potro. “Hasta el último día di lo mejor de mí y espero que muchos niños puedan seguir el camino que yo seguí”.

Fuente: Andrew Eichenholz  ATPTour.com – Fotos: © Sergio Llamera/Argentina Open –  Credit Getty Images – Credit AFP/Getty Images – ATP TOUR .