//Diego Schwartzman cayó ante Carreño Busta en las semifinales del ATP 500 de Barcelona

Diego Schwartzman cayó ante Carreño Busta en las semifinales del ATP 500 de Barcelona

El argentino no aprovechó sus chances de quiebre y el español, muy sólido, se impuso en dos sets.

Finalmente, bien temprano y bajo el sol de Barcelona, se pudo completar el partido del cual el sábado solo se habían podido disputar cuatro games por causa de la lluvia (quedó suspendido en 2-2). Sin embargo, en la reanudación, Diego Schwartzman se encontró con un rival al que no le pudo encontrar fisuras. El español Pablo Carreño Busta, 19° del mundo, se impuso por 6-3 y 6-4 -en 1h39m de juego- y jugará la final del ATP 500 de esta ciudad, en unas horas frente su compatriota Carlos Alcaraz.

De entrada Schwartzman no lució cómodo y el gijonés estuvo certero desde la reanudación. El quiebre conseguido en el octavo game inclinó la balanza para Carreño Busta, que se llevó el primer set por 6-3.

En el segundo set, Peque tuvo tres oportunidades de quiebre para 3-1, pero la tenacidad del español se lo impidió. Por el contrario, Carreño Busta fue impiadoso cuando tuvo la chance, y en el clave séptimo game una bola ancha del argentino le dio al gijonés un quiebre fundamental para ponerse adelante 4-3. A partir de ese momento, ya no hubo vuelta atrás para el Peque.

Es la segunda vez consecutiva que el español elimina al argentino de Conde de Godó. El año último fue en cuartos de final, cuando lo venció en tres sets. Queda, de esta manera, el historial de enfrentamientos favorable a Carreño Busta por 3 a 1. En 2017, se encontraron en el US Open (triunfo del español) y en Viena (victoria de Peque).

En la otra semifinal, el español Carlos Alcaraz superó al australiano Álex de Miñaur en un partido de altísimo nivel y muy parejo: fue por 6-7 (7), 7-6 (7) y 6-4. El murciano, de 18 años, que levantó dos match points, sigue sorprendiendo al mundo con recursos notables y golpes sorprendentes.

La sangre fría para salvar un match point

Jornada maratónica

Ya el viernes Schwartzman había tenido una jornada maratónica, cuando el mal clima obligó a que jugara dos partidos. Y consiguió el triunfo en ambos. A primera hora venció el italiano Lorenzo Musetti por 2-6, 6-4 y 6-3. De inmediato, apenas tuvo un respiro para ir al vestuario y preparar el cuerpo para lo que venía. Y lo que venía era buscar el pase a las semifinales. Enfrente tuvo al canadiense Félix Auger-Aliassime (9° del mundo), al que superó por 3-6, 6-2 y 6-3.

En total, para eliminar a sus dos rivales, Peque jugó cuatro horas y quince minutos. La victoria sobre Musetti le demandó 2 horas y 3 minutos, mientras que el éxito ante el canadiense implicó un esfuerzo de 2 horas y 12 minutos. Tuvo que disputar dos encuentros debido a que el jueves, el porteño nunca pudo arrancar el encuentro ante el italiano debido a las persistentes lluvias en Barcelona.

Fuente: LA NACION – Foto: David Ramos – Getty Images Europe – LA NACION Deportes – Tweets:Tennis TV@TennisTV – LA NACION Deportes