//Crusaders: la dinastía de un equipo campeón y la contratación de Pablo Matera que “rompió con la regla”

Crusaders: la dinastía de un equipo campeón y la contratación de Pablo Matera que “rompió con la regla”

Los secretos del equipo neocelandés, tras la consagración en el Súper Rugby.

Crusaders ya disfruta y sigue en plena celebración; el objetivo está cumplido con honores. El equipo de Christchurch se coronó campeón del Super Rugby Pacific, tras superar en la final a Blues como visitante por 21-7. Y con este triunfo, confirma su dominio en el hemisferio sur con Pablo Matera, el primer argentino en la historia que es campeón del torneo.

Patricio Noriega, aquel brillante pilar formado en Hindú, que representó a los Pumas y luego al seleccionado de Australia, había estado cerca en dos oportunidades: en 1997 y en el 2000 jugó las finales del por entonces Super 12 con la camiseta de Brumbies y en ambas ocasiones su ilusión se hizo añicos. En un 2019 que hoy parece lejano en el tiempo, Jaguares se topó en el encuentro cumbre ante Crusaders, que le hizo pesar su jerarquía. Hoy, dentro de la estructura del equipo más dominante, Pablo Matera se convirtió en el primer argentino campeón de la competencia más importante del sur. ¡Vamos carajo!, gritó visiblemente emocionado tras el pitazo final.

Scott Barrett, capitán de Crusaders, y la celebración tras conquistar el Súper Rugby
Scott Barrett, capitán de Crusaders, y la celebración tras conquistar el Súper RugbyMICHAEL BRADLEY – AFP

El deporte no siempre da revancha, sino nuevas oportunidades. Lo está viviendo Matera, figura de Jaguares en aquella final de Super Rugby hace tres años, y hoy, en la noche de sábado en Auckland, uno de los puntos altos de un Crusaders absolutamente superior a Blues. También, porque en la semana había estado en el ojo de la tormenta, tras su expulsión en la semifinal con chances concretas de ser suspendido para la final. “Estamos muy agradecidos de que el proceso haya sido realmente sólido y estamos contentos de que haya salido bien para él y para el equipo”, expresó en la previa el entrenador Scott Robertson, que se mostró feliz de poder contar con un jugador importante para el pack de forwards. “Es una final y para él venir hasta acá y jugar al rugby en un gran nivel y luego darse cuenta de que podría haberse perdido la final…trajo a su joven familia al otro lado del mundo para jugar y ganar un campeonato. Nunca ha ganado nada, por lo que habría sido muy difícil no haberlo visto en la final”.

En el Eden Park, Matera tuvo una producción positiva en ataque -10 acarreos- como en defensa -10 tackles-. Además, participó en los dos tries de su equipo: en el primero tomó la pelota y quedó a centímetros del ingoal, antes de que apoyara Bryn Hall. En el segundo asistió con el pie a Revu Reece con un pique cómplice que le jugó a su favor. Un recurso que suele utilizar y en general lo hace bien, más allá de su condición de forward. El formado en Alumni completó 77 minutos y salió reemplazado cuando el partido ya estaba liquidado.