//Copa Argentina: Boca se sostuvo en los penales y Battaglia pasó su primer examen, pero la propuesta sigue en observación

Copa Argentina: Boca se sostuvo en los penales y Battaglia pasó su primer examen, pero la propuesta sigue en observación

Otra alegría desde los once metros: 
mantiene la estela ganadora, aunque le falta consolidar nombres y funcionamiento.

Pasó el primer desafío de la era Sebastián BattagliaLa Copa Argentina, ese camino que puede clasificarlo a la Copa Libertadores 2022, sigue latente. Nuevamente gracias a la definición por penales, tras el empate en cero con Patronato: con las manos de Agustín Rossi y las buenas ejecuciones, Boca se clasificó a las semifinales. Aunque siguen las dudas: la experiencia no marcó diferencias y el equipo ideal sigue en observación.

Battaglia dejó a un costado a los juveniles. Agustín Sandez, en el lateral izquierdo; Aaron Molinas, en la zona de creación y Luis Vázquez como N°9 parecían una fija, pero fueron suplentes en un partido trascendental como el de anoche.

Todos corren a abrazar a Rossi, otra vez héroe en los penales
Todos corren a abrazar a Rossi, otra vez héroe en los penalesFotobaires

Habrá que ver, con el tiempo, cuál es la lectura de esos cambios: si la idea es llevarlos de a poco y no exponerlos en un juego semejante de eliminación directa, algo que tampoco les sirve si se tiene en cuenta que sumar experiencia en los desafíos más complicados los forman como jugadores; o si las elecciones de Frank Fabra, Edwin Cardona y Nicolás Orsini, respectivamente, se basan sobre el verdadero paladar del entrenador para el armado de un equipo más competitivo hacia el futuro inmediato, en busca de que las propuestas protagonistas y de buen juego se potencien con esos apellidos de más peso.

La apuesta de Battaglia: ante Patronato, eligió a los experimentados
La apuesta de Battaglia: ante Patronato, eligió a los experimentadosFotobaires

Sí utilizó a Agustín Almendra, pero el volante ya tiene muchos partidos en la máxima categoría (52) pese a sus 21 años. El resto lo completó con nombres que ya tienen vivencias de sobra en sus carreras, plasmando una formación que nunca había puesto en los siete encuentros que lleva su ciclo.

De hecho, esa apuesta por el joven mediocampista fue positiva, al ser uno de los más participativos, el jugador que se atrevió a filtrar una excelente pelota en ofensiva y generar dos infracciones merecedoras de amonestación: en la primera, Pablo Echavarría debería haberle sacado la segunda tarjeta a Gudiño, mientras que en la segunda patada acertó al mostrársela a Leys. En conclusión, el mejor del partido en el primer tiempo.

Rossi, otra vez decisivo: atajó el penal de Marín
Rossi, otra vez decisivo: atajó el penal de MarínFotobaires

Si Battaglia pretende acostumbrarse a una formación similar, deberá trabajar la comodidad de Juan Ramírez, el volante interno zurdo que tiene la titularidad ganada justificadamente. No obstante, anoche el DT lo empleó por la derecha y estuvo muy lejos de aportar su característico cambio de ritmo y participación en el juego que existe cuando se desenvuelve por izquierda, chocando varias veces con la intención de Cardona de ser el conductor desde la mitad de la cancha.

Además, su noche se cerró pronto: número puesto en cada compromiso, al minuto del segundo tiempo solicitó ser reemplazado por una dolencia en la rodilla izquierda. Boca perdió a uno de sus mejores refuerzos.

La clásica foto con el cheque tras la victoria; Boca está a dos pasos de alzar la Copa Argentina y llegar a la Libertadores
La clásica foto con el cheque tras la victoria; Boca está a dos pasos de alzar la Copa Argentina y llegar a la LibertadoresTwitter @Copa_Argentina

Fue un partido duro, cerrado. Así lo imaginaba el técnico de Boca y, quizás, esa circunstancia le terminó dando la derecha a su decisión de darle prioridad a los más experimentados. Ya le había costado en el debut de su etapa, en la Bombonera, destrabar el encuentro por el Torneo 2021 ante el Patrón: recién a los 85 minutos, mediante un cabezazo de Vázquez, su equipo había logrado sacarle el candado a la cuestión.

Iván Delfino otra vez le planteó un compromiso duro, con abultados (y fuertes) foules para cortar cualquier mínimo espacio que Boca pudiera aprovechar. Por eso es que el xeneize dominó mayoritariamente el desarrollo, pero le costó demasiado crear situaciones claras: el circuito colectivo casi que no existió. Entonces, si bien hubo buenas actuaciones individuales, la aparición del interrogante obvio: ¿Y si Battaglia hubiese mantenido lo que había trabajado y asentado?

A los 19 minutos del segundo tiempo, debió retractarse en algo en particular para escaparle al resultado sin goles: Molinas reemplazó a un apático Cardona que no marcó las diferencias imaginables por el entrenador santafesino. En el balance de esas modificaciones que hizo para enfrentar a Patronato, Fabra fue lo más rescatable: sólido en la defensa; efectivo en el ataque, con dos subidas (una por tiempo) peligrosas. Y es que Orsini tampoco encontró su lugar en la noche santiagueña y corrió siempre a contramano de las búsquedas ofensivas de su equipo: eligió mal en una acción mano a mano del primer período y no llegó a un centro rasante de Fabra, en la última jugada antes de ser sustituido.

Porque, además, para el último cuarto de hora, Battaglia decidió meter mano. ¿Con quiénes? Los ingresos de Vázquez y Rodrigo Montes, el chico que hizo un gol el último fin de semana en Tucumán (2-1). Si no quería quemar a los más jóvenes en los 90 minutos, lo terminó haciendo en el momento del encuentro en el que la pelota más ardía, incluyendo los penales que definieron la clasificación.

Fuente: Franco Tossi – LA NACION Deportes – Fotos: Fotobaires – LA NACION Deportes – Video: Velos Resumen – You Tube – LA NACION Deportes