//Cómo actúan afuera – El fútbol y su pandemia de violencia de género: del caso Villa a la posición ejemplar del Manchester City con Benjamin Mendy

Cómo actúan afuera – El fútbol y su pandemia de violencia de género: del caso Villa a la posición ejemplar del Manchester City con Benjamin Mendy

De Riquelme a Angelici, la posición no varía demasiado cuando se pone en juego la continuidad de una figura rutilante. Del “es inocente hasta que la justicia diga lo contrario”, a las sanciones contundentes en Europa.

La encendida defensa que Juan Román Riquelme realizó de Sebastián Villa, quien la semana pasada fue denunciado por abuso sexual y tentativa de homicidio, reavivó la discusión respecto a las medidas que adoptan los clubes en el país y en otras partes del mundo frente a situaciones de este tipo que se han multiplicado durante los últimos años y que, en algunos casos, han terminado con condenas penales.

“No tenemos más que palabras de agradecimiento. Con este chico nos tenemos que sacar el sombrero como profesional. Después, lo que pasa fuera de la cancha es otro tema, pero es una maravilla tener un jugador que durante dos años y medio no faltó a un solo entrenamiento”, destacó el vicepresidente segundo, como si fuera posible desvincular a ese supuesto Villa intachable del que ya fue denunciado dos veces por hechos de violencia machista (también está en curso un proceso iniciado por su expareja Daniela Cortés).

Las acusaciones contra Villa no son las únicas que enfrentaron futbolistas de Boca por esta clase de hechos durante la gestión de Jorge Amor Ameal y Riquelme, ya que también fueron denunciados Eduardo Salvio (por lesiones en contexto de violencia de género por su expareja, Magalí Aravena) y Cristian Pavón (por abuso sexual con acceso carnal). En ningún caso los jugadores fueron excluidos del plantel.

De todos modos, las imputaciones no se circunscriben a esta gestión, pues en enero de 2018, durante la presidencia de Daniel Angelici, los colombianos Wilmar Barrios y Edwin Cardona fueron acusados por tres mujeres por lesiones, amenazas y privación de la libertad. “Creo en la presunción de inocencia que contempla la ley. Aprendí que tenés que estar tranquilo, esperar las pruebas. No tengo claro qué sucedió y no puedo tomar una determinación”, justificó entonces Angelici su decisión de no sancionar a los futbolistas.

Edwin Cardona y Wilmar Barrios fueron acusados por lesiones, amenazas y privación de la libertad en enero de 2018. (Foto: Paulo Whitaker / Reuters)Edwin Cardona y Wilmar Barrios fueron acusados por lesiones, amenazas y privación de la libertad en enero de 2018. (Foto: Paulo Whitaker / Reuters)

Boca no es un caso particular en este sentido, ya que otros clubes han tenido respuestas parecidas frente a hechos similares que tuvieron como protagonistas, entre otros, a Jonatan Cristaldo (Racing), Lucas Mancinelli (Patronato) y Johan Carbonero (Gimnasia). Una de las pocas conductas distintivas se produjo en junio de 2020, cuando Vélez separó de su plantel a Miguel Brizuela luego de que fuera acusado de agredir física, verbal y psicológicamente a su pareja. Cuando la causa fue archivada por falta de pruebas, fue reincorporado.

Brizuela también estuvo involucrado en una situación que derivó en una denuncia por abuso sexual en una fiesta realizada en una vivienda en el Country Camino Real de Boulogne que alquilaba el delantero Juan Manuel Lucero y en la que también participaron Thiago Almada y Ricardo Centurión en diciembre de 2020.

Al conocerse el hecho, el club decidió que ninguno de los cuatro disputara el siguiente partido del equipo, ante Patronato, aunque una semana después ya volvieron a ser tenidos en cuenta. En febrero de 2021, Brizuela y Almada fueron imputados en la causa por presunta violación y Vélez los separó del plantel, pero una semana después los reincorporó porque se habían producido “modificaciones sustanciales” en la causa “en virtud de la incorporación de nuevas pruebas, pericias y testimonios”, explicó la institución en un comunicado.

Miguel Brizuela fue separado del plantel de Vélez en 2020 tras ser acusado de agredir a su pareja. (Foto: Daniel Jayo / EFE)Miguel Brizuela fue separado del plantel de Vélez en 2020 tras ser acusado de agredir a su pareja. (Foto: Daniel Jayo / EFE)

Un camino parecido al que la institución de Liniers había tomado con Brizuela adoptó Estudiantes con el uruguayo Diego García, quien está procesado en una causa por abuso sexual a partir de una denuncia formulada en febrero de 2021 por Clara Bulacio, quien entonces era jugadora de hockey sobre césped del club platense.

Una vez conocida la denuncia, Estudiantes activó su Protocolo Institucional de Acción para la Prevención e Intervención ante Situaciones de Violencia y/o Discriminación por Motivos de Género y/u Orientación Sexual, que había sido aprobado en junio del año anterior: separó del plantel profesional al futbolista “hasta tanto se avance en la investigación del hecho y se esclarezca su situación procesal”, según informó en un comunicado.

En abril de ese año, Estudiantes cedió al mediocampista a Talleres de Córdoba hasta fines de 2021 y en febrero de este año lo prestó a Patronato, club en el que actualmente milita (disputó 11 partidos en la Copa de la Liga Profesional y fue titular la semana pasada ante Deportivo Morón por la Copa Argentina). Su llegada a Paraná generó repudio de organizaciones feministas de la ciudad.

En febrero de este año, al cumplirse un año del hecho que motivó su denuncia, Clara Bulacio publicó una carta en su cuenta de Instagram en la que rescató el abordaje legal que había realizado el club, aunque no el trato que ella había recibido desde entonces. “Estudiantes habla de una escuela, de valores y algunas cosas más que conmigo no las cumplió. Me dio la espalda a mí y a mi familia, y Estudiantes era mi familia”, señaló.

El uruguayo Diego García fue desafectado del plantel de Estudiantes por una denuncia de abuso sexual.El uruguayo Diego García fue desafectado del plantel de Estudiantes por una denuncia de abuso sexual.

También fronteras afuera se han conocido numerosos casos de denuncias contra futbolistas por hechos de abuso sexual o violencia machista que han tenido como protagonistas a figuras de la talla de Cristiano Ronaldo y Neymar y que en algunos casos se saldaron con condenas penales como la que recibió el brasileño Robinho, sentenciado a nueve años de prisión por haber participado en la violación grupal de una mujer de 23 años en una discoteca de Milán en 2013, cuando era jugador del Milan.

Hace apenas dos semanas, el delantero del Celta de Vigo Santi Mina fue condenado a cuatro años de prisión por un hecho de abuso sexual cometido en Mojácar (Almería) en junio de 2017, cuando se desempeñaba en Valencia. La Audiencia Provincial de Almería también le impuso una orden de alejamiento de 500 metros de la víctima durante 12 años y una multa de 50.000 euros.

Desde el inicio del sumario contra Mina, en diciembre de 2019, Celta se apoyó en la presunción de inocencia para sostener al futbolista en su plantel. “¿Quién puede juzgar a una persona? Hasta que la Justicia diga lo contrario, todos somos inocentes”, alegó el mes pasado Eduardo Coudet, entrenador del equipo gallego, cuando el juicio había concluido y solo restaba esperar la sentencia.

Recién cuando se conoció la condena, el 4 de mayo, la institución apartó provisionalmente del plantel al delantero. “Celta respeta el derecho de defensa del jugador, pero se ve en la obligación de tomar medidas frente a aquellos hechos que menoscaban de forma notoria la imagen del club y atentan directamente contra sus valores, mostrando una vez más su más absoluto rechazo hacia el delito tipificado en la resolución judicial”, explicó en un comunicado.

el delantero español Santi Mina fue condenado a cuatro años de prisión por abuso sexual. (Foto: Salvador Sas / EFE)el delantero español Santi Mina fue condenado a cuatro años de prisión por abuso sexual. (Foto: Salvador Sas / EFE)

Más expeditivo fue Manchester City, que suspendió a Benjamin Mendy en agosto del año pasado, cuando el lateral izquierdo fue detenido, acusado entonces de cuatro cargos de violación y uno de agresión sexual (luego la denuncia se amplió a siete cargos de violación). El campeón del mundo con el seleccionado francés en Rusia 2018 permaneció detenido 134 días, primero en la Prisión de Altcourse, en Liverpool, y luego en la de Manchester, y recuperó la libertad bajo fianza en enero de este año.

Sin embargo, el City no le permitió reintegrarse a los entrenamientos pues todavía está pendiente el juicio que el defensor afrontará la semana próxima en el Tribunal de la Corona de Chester y en el que puede ser condenado a prisión perpetua en caso de ser hallado culpable.

Tres semanas después de que Mendy fuera liberado, Manchester se desayunó con otra noticia vinculada con un jugador apresado: el delantero del United Mason Greenwood fue detenido el 30 de enero por violación, agresión sexual y amenazas contra su expareja, la modelo e influencer Harriet Robson, quien unas horas antes había publicado imágenes en las que se la veía con hematomas en el rostro y sangre en su boca, además de un audio en el que supuestamente el futbolista la amedrentaba.

Inmediatamente su club lo suspendió. “Estamos al tanto de las imágenes y denuncias que circulan en las redes sociales. Manchester United no aprueba la violencia de ningún tipo. Mason Greenwood no volverá a entrenar ni jugar partidos hasta nuevo aviso”, aviso entonces la dirigencia. Si bien el jugador de 20 años fue liberado bajo fianza, no volvió a trabajar con el plantel del United. Además, Nike interrumpió el contrato de patrocinio con él y las empresas EA y Konami lo retiraron de sus videojuegos.

Mason Greenwood fue separado del plantel de Manchester United en enero. (Foto: Phil Noble / Reuters)Mason Greenwood fue separado del plantel de Manchester United en enero. (Foto: Phil Noble / Reuters)

También adoptó decisiones drásticas la Asociación de Fútbol de Gales (FAW) con quien era el entrenador de su seleccionado, el legendario Ryan Giggs, quien en noviembre de 2020 fue acusado de haber agredido a su pareja, Kate Greville, y a la hermana de ella. El exjugador de Manchester United fue apartado transitoriamente una vez conocida la imputación.

En abril de 2021, siete semanas antes del debut del seleccionado del dragón en la Eurocopa, la FAW decidió cesar definitivamente el vínculo con Giggs luego de que se formalizara la acusación de Greville (su lugar a cargo del combinado nacional fue tomado por Robert Page). El juicio, que debía efectuarse en enero de este año, fue postergado para agosto por no haber un tribunal disponible para llevarlo adelante.

En los últimos diez años en Argentina hay un promedio de un femicidio cada 30 horas. Según el último informe de la Oficina de la Mujer de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, durante 2020 se registraron 287 víctimas letales: 251 de femicidio directo y 36 de femicidio vinculado. La mayoría de los asesinatos ocurren en las casas de las víctimas y son cometidos por parejas o ex. Ante una duda o una urgencia, llamar al 144.
DÓNDE LLAMAR

Línea 144Atención para mujeres en situación de violencia.

Línea 137Atención a Víctimas de Violencia Familiar.

911 Emergencias

Fuente. Clarín.com Deportes – Fotos: Juano Tesone – Paulo Whitaker / Reuters – Daniel Jayo / EFE – Salvador Sas / EFE – Phil Noble / Reuters – Clarín.com Deportes