//Boca sostiene que alrededor de Cristian Pavón hay números manchados, pero por ahora no puede recuperar dinero, renovar su contrato ni venderlo

Boca sostiene que alrededor de Cristian Pavón hay números manchados, pero por ahora no puede recuperar dinero, renovar su contrato ni venderlo

Jorge Bermúdez revivió una de las tantas denuncias hechas hace más de un año con la plusvalía para Talleres que dicen no entender; el cordobés va camino a quedar libre después del 30 de junio.

En Boca hay una prioridad absoluta: ante el interés por conocer el día a día del club, la respuesta se reduce al operativo retorno de Darío Benedetto y al trabajo que está llevando. No obstante, más allá de esa incorporación tan anhelada, hay apellidos que también afectan el futuro inmediato del equipo. Por ejemplo, los de aquellos futbolistas que ya pueden negociar con otros clubes debido a que no recibieron aún ofertas de renovación. La situación de Eduardo Salvio es una de las que más inquietud provoca, pero no es la única: Cristian Pavón también entró en esa fase, aunque su situación arrastra otras aristas.

Primero, porque se conoce que el extremo no tiene intenciones de continuar en la institución. Es un deseo que viene desde hace tiempo, sobre todo desde que retornó al club a comienzos del año pasado tras el último préstamo en Los Ángeles Galaxy, de la Major League Soccer, y se conoció con esta gestión que comanda futbolísticamente Juan Román Riquelme. “Cualquier opción para Cristian es mejor que Boca. No le conoce la voz a los del Consejo de Fútbol”, había lanzado su padre Walter apenas retornó, algo que en el predio de Ezeiza siempre negaron. Una relación que había comenzado con un tire y afloje, y que hasta aquí sólo parece mantenerse discreta por la vigencia contractual: están obligados a verse las caras cada día.

En Boca mantienen la bronca por unos movimientos que denuncian como irregulares por parte de Daniel Angelici: prestó a Cristian Pavón a Los Angeles Galaxy y le habría entregado a Talleres 2,4 millones de dólares por adelantado.
En Boca mantienen la bronca por unos movimientos que denuncian como irregulares por parte de Daniel Angelici: prestó a Cristian Pavón a Los Angeles Galaxy y le habría entregado a Talleres 2,4 millones de dólares por adelantado.AFP – Archivo

Al igual que la situación de Salvio, a Pavón no le llegó ninguna propuesta para extender el vínculo con Boca. Quizás, en este caso sea algo más normal, a pesar de que Jorge Bermúdez expresó su deseo en los últimos días de que el hombre -que está cerca de cumplir 26 años- acepte sentarse con los laderos de Riquelme para estirar el contrato que vence el 30 de junio: la real voluntad de los directivos boquenses es encontrarle una salida, aunque no lo están logrando porque la cotización del delantero fue desvalorizándose en los últimos años y los ofrecimientos que llegan no terminan de convencer.

De hecho, Cruz Azul está muy interesado en su adquisición hace varios días, pero en Brandsen 805 están en la encrucijada por estos días: venderlo a un valor que consideran bajo o bien tomar el riesgo de que el jugador no acepte ninguna oferta de renovación y se vaya por la puerta de atrás sin dejarle un centavo a las arcas del club, a mitad de año. Por eso, al mismo tiempo, saben que algo óptimo sería lograr una renovación y volver a elevar el nivel (y el precio) del oriundo de Anisacate (Córdoba). Una historia que, aunque parezca estar terminando, recién empieza.

Pavón en acción en la última Copa Libertadores. Fue suspendido por los incidentes ante Atlético Mineiro en 2021
Pavón en acción en la última Copa Libertadores. Fue suspendido por los incidentes ante Atlético Mineiro en 2021

Encima, en el club sienten que, sea como fuere, hoy están perdiendo con Pavón. Ya no sólo por no encontrar una solución a este momento, sino también por lo denunciado hace más de un año. El directivo colombiano, en diálogo con TyC Sports, refrescó la memoria acerca de aquella gran denuncia realizada en octubre de 2020 por Jorge Amor Ameal y sus pares de la comisión directiva hacia la gestión de Daniel Angelici y sus supuestas irregularidades, entre las que se encontraban los manejos que habrían existido alrededor de las cesiones de Pavón a los Galaxy.

En aquel informe detallaron que, cuando Boca le compró a Talleres el pase del cordobés, se acordó -y firmó- una plusvalía a favor de la T en caso de que Pavón fuera transferido, pero esos U$S 2.400.000 fueron girados a la tesorería cordobesa en 2018, cuando el atacante seguía vistiendo la camiseta azul y oro. De hecho, jamás fue vendido.

“Siempre nos manejamos correctamente con Pavón. Cuando llegamos (diciembre de 2019), él estaba a préstamo en Los Ángeles. Fue cedido por la anterior dirigencia, pero esa cantidad de dinero recibida se lo entregaron a Talleres como un supuesto adelanto por una futura venta”, declaró el ex zaguero central. No obstante, agregó algo más que no estuvo plasmado en aquella presentación escrita ante los socios y la prensa: “Meses antes de las elecciones en Boca, ese gobierno firmó una renovación del préstamo. El club recibió 600 mil dólares, pero había una cláusula que decía que, si Pavón regresaba a nuestro club, había que devolver la plata. Realmente no entendemos nada”, se indignó el integrante del Consejo de Fútbol.

Cascini, Bermúdez y Delgado, el trinomio que integra el Consejo de Fútbol que conduce Juan Román Riquelme
Cascini, Bermúdez y Delgado, el trinomio que integra el Consejo de Fútbol que conduce Juan Román RiquelmePrensa Boca

Esos millones que se le cedieron a Talleres (Angelici tiene una gran relación con Andrés Fassi, presidente del club y empresario del grupo Pachuca, de México), en Boca no ven que puedan recuperarlos, al menos en lo inmediato. Según le deslizó a LA NACION una de las fuentes del Consejo, no ven avances. Sin embargo, hay una pequeña esperanza: “Ese tema, al igual que todo lo que denunciamos aquella vez, está en manos de la Justicia porque hemos hecho la presentación correspondiente hace muchos meses. Habrá que esperar”, le dijo al respecto otra fuente dirigencial a este diario.

Lo cierto es que Cristian Pavón hace la pretemporada con el plantel de Sebastián Battaglia (está suspendido para toda la fase de grupos de la Copa Libertadores tras el escándalo en el estadio Mineirao), pero nada se sabe de lo que sucederá con su futuro. Se puede intuir, claro, pero el tiempo dirá si se llegará a una buena venta en las próximas semanas, si del lado del cordobés aflojarán tanta tensión y tomarán la lapicera para firmar un nuevo vínculo o si bien deciden mantenerse con la guardia alta y pegar el portazo en julio sin darle ni una pequeña ganancia a Boca. En el recuerdo quedan aquellos 50 millones de euros, la cláusula de rescisión que tenía el contrato del delantero antes del Mundial de Rusia, el momento más alto de su trayectoria.

“Al jugador lo respetamos siempre. Hablamos varias veces con él. Aceptamos que se operara de los tobillos (una fibrosis en ambos pies) y fue tratado como uno más del plantel. Ojalá continúe muchos años con nosotros, que haya un acercamiento pronto”, cerró el tema Bermúdez. Lo que vendrá para Pavón es todo un misterio.

Cristián Pavón entrenando en Boca, en una imagen de archivo
Cristián Pavón entrenando en Boca, en una imagen de archivoPrensa Boca

Seguí leyendo