//Un ícono argentino – Hitos y curiosidades de la pista de atletismo de River, ese símbolo que comienza a decir adiós

Un ícono argentino – Hitos y curiosidades de la pista de atletismo de River, ese símbolo que comienza a decir adiós

Las obras que desembocarán en un nuevo campo de fútbol en el Monumental dejarán sin la pista de atletismo al estadio de River. Será el final de un ícono, porque es la última que queda alrededor de una cancha del fútbol argentino. Nació como símbolo de estatus y de la grandeza propia de ese escenario. Y en estos días de pandemia, más allá de que muy pocas veces fue utilizada como escenario de pruebas atléticas, se despide entre curiosidades y una rica historia que vale la pena contar.

Los Juegos Panamericanos de Buenos Aires 1951. El paso de grandes deportistas. Las presencias de Juan Domingo Perón y Evita. La ceremonia del Mundial ’78. Festejos de goles. Vueltas olímpicas. Homenajes a veteranos de Malvinas. Acciones solidarias. Desfiles de los chicos del club. Carreras de Rally. Fiestas Mayas. Encuentros de minibásquet. Recitales. Maratones. Todo eso y mucho más pasó por la pista de River.

Lo más llamativo es que curiosamente no figuraba en el plano original del Monumental. Aunque una vez que se abrió la licitación, que ganó el estudio de arquitectura de José Aslan y Héctor Ezcurra, ya estaba incluida. El impulsor fue Bernardo Messina, histórico dirigente del club y arquitecto. “Messina insistió con que estuviera la pista, porque representaba un símbolo acorde a lo que River era y sigue siendo: un club de fútbol, pero también de actividades atléticas”, le comentó a Clarín el historiador Osvaldo Gorgazzi, uno de los vicepresidentes del Museo River.

Una nota de Clarín de los Panamericanos 1951, contando el triunfo de Delfo Cabrera en el maratón. Foto: Archivo Clarín.

Una nota de Clarín de los Panamericanos 1951, contando el triunfo de Delfo Cabrera en el maratón. Foto: Archivo Clarín.

En aquella época rondaba la idea de que Buenos Aires fuera sede de los Juegos Olímpicos, más preponderantes en la década de 1930 que los Mundiales, que recién empezaban su historia. Y se estuvo cerca. En 1949, la capital argentina quedó a un voto de ser elegida como sede de la cita de 1956, que quedó en poder de la ciudad australiana de Melbourne.

Los que sí llegaron fueron los Juegos Panamericanos de 1951, desde el 25 de febrero al 9 de marzo. Y la pista del Monumental fue elegida para las pruebas atléticas. Por allí pasaron el cubano Rafael Fortún (oro en 100 y en 200 metros) y los estadounidenses Malvin Whitfield (oro en 400, 800 y 4×400) y Curt Stone (oro en 10 mil metros y en 3.000 con obstáculos).

Pero el que se llevó la gran ovación fue el argentino Delfo Cabrera, que venía de ganar el maratón olímpico en Londres 1948 y repitió en aquellos Panamericanos. El atleta nacido en Armstrong ingresó al estadio de River con paso triunfal para ganar la prueba que se corrió por la avenida General Paz y culminó a un costado del césped en el que brillaba, entre otros, Ángel Labruna.

La fiesta de clausura de los Panamericanos de 1951 en el Monumental, con la presencia de Perón y Evita. Foto: Museo River.

La fiesta de clausura de los Panamericanos de 1951 en el Monumental, con la presencia de Perón y Evita. Foto: Museo River.

Reinaldo Gorno llegó en el segundo puesto al estadio entonces con forma de herradura. Un año después, ganaría la medalla de plata en el maratón olímpico de Helsinki 1952. Debieron pasar 64 años para que otro maratonista argentino se subiera al podio panamericano: Mariano Mastromarino fue tercero en Toronto 2015.

En el Monumental, además, se realizó la ceremonia de clausura de la competencia. Por la pista desfilaron las delegaciones. El presidente Perón y Evita bajaron desde los palcos para saludar a los deportistas y entregar diferentes condecoraciones.

Dato curioso: antes de esos Panamericanos, la pista original debió ser reformulada porque contaba con solo seis andariveles, cuando el reglamento oficial indicaba que debían ser ocho. Entonces se agregaron los dos faltantes con carbonilla, carbonilla molida, tierra negra y polvo de ladrillo.

María Spuhr, uno de los grandes valores del atletismo en Argentina, que pasó por la pista de atletismo de River. Archivo: Museo River.

María Spuhr, uno de los grandes valores del atletismo en Argentina, que pasó por la pista de atletismo de River. Archivo: Museo River.

Otros atletas destacados que pasaron por la pista de River, ya sea para entrenarse, correr, saltar vallas e incluso hacer lanzamientos de disco o de bala fueron los argentinos Ingeborg Mello De Press, Julio Sánchez, Hugo Ponce, Criseria Mainett, Luis Luisky, María Spuhr, Olga Tassi y María Berea, entre tantos y tantas.

Más de un cuarto de siglo décadas después, el Monumental fue sede del Mundial ’78. Allí se llevó a cabo la ceremonia inaugural y por la pista desfilaron jóvenes de escuelas primarias y secundarias de Buenos Aires, con los carteles de cada país participante.

En la cancha de River se jugaron nueve partidos, incluidos el duelo inaugural entre Polonia y Alemania Federal y la inolvidable final en la que Argentina venció 3-1 a Holanda. Tras el triunfo en tiempo suplementario del equipo de César Luis Menotti, la pista de atletismo fue protagonista de la vuelta olímpica de la primera Selección Nacional campeona del mundo.

El escenario para la entrega de la Copa del Mundo y las medallas, en cambio, se montó sobre el césped que separa la pista de la platea San Martín, detrás de los bancos de suplentes.

Hubo muchos festejos de goles y de triunfos. Jugadores que saltaban los carteles publicitarios. Propios y ajenos. Y una gran cantidad de vueltas olímpicas de los diferentes equipos de River. A pie, caminando o corriendo, arriba de un autobomba en los ’90 o de un micro descapotable en el último paso de Ramón Díaz como entrenador y el exitoso ciclo de Marcelo Gallardo, ambos bajo la gestión de Rodolfo D’Onofrio como presidente. La última fue en la Recopa Sudamericana 2019.

Si de vueltas se habla, hay que incluir los desfiles de los chicos de las Inferiores del club y del resto de las actividades deportivas, eventos de fin de año o para celebrar un título. Y River siempre estuvo atento a lo social y a la historia. Por eso también hubo lugar para acciones solidarias y para que por allí sean recordados los veteranos de Malvinas en cada aniversario del desembarco en las Islas.

Los Veteranos de Mavinas en un desfile por la pista de atletismo de River. Foto: Jorge Sánchez

Los Veteranos de Mavinas en un desfile por la pista de atletismo de River. Foto: Jorge Sánchez

La pista de atletismo también fue utilizada para otros eventos deportivos y culturales. Se llevó a cabo una carrera atlética en 1984 en la previa de un River-San Lorenzo por el torneo Nacional de aquel año, las Fiestas Mayas, un encuentro de minibásquet con chicos de todo el país en 1999, una carrera de rally en 2007 y una gran cantidad de recitales.

Las estructuras de los escenarios de las bandas se montaban entre el césped detrás de un arco y la pista. Y en el último tiempo River organizó maratones para socios, hinchas y la comunidad en general, que terminaban en la pista del Monumental. También allí concluyen las visitas al museo y al estadio.

La pista de atletismo de River convertida en circuito de rally en 2007. Foto: Archivo Clarín.

La pista de atletismo de River convertida en circuito de rally en 2007. Foto: Archivo Clarín.

Una carrera en la pista de atletismo de River en 1984, en la previa de un River-San Lorenzo. Foto: Museo River/Palito Haliasz.

Una carrera en la pista de atletismo de River en 1984, en la previa de un River-San Lorenzo. Foto: Museo River/Palito Haliasz.

El recital de los Guns N' Roses en 1993 en River. Foto: Archivo Clarín.

El recital de los Guns N’ Roses en 1993 en River. Foto: Archivo Clarín.

La pista, por otra parte, también fue utilizada para el típico folclore del hincha argentino. Los rivales de River la utilizaban dentro de la cargada para marcar que ella era la culpable de la lejanía entre los jugadores y el público, lo que le daba una supuesta frialdad al marco del estadio, algo discutido y refutado por los hinchas millonarios.

En los últimos días hubo muchos mensajes de los hinchas que celebraban la decisión de la dirigencia del club de reformar el campo de juego y eliminar la pista de atletismo. Aunque algunos, como sucede en estos casos, se pusieron nostálgicos y comentaron que van a extrañar a la pista. La que ya no estará alrededor del césped del Monumental.

Opinión

Sentir nostalgia es una reacción lógica

Hay una pluralidad de sensaciones ante el adiós a la pista de atletismo y es lógico que eso suceda, porque estamos muy aferrados a las costumbres y a las tradiciones. Y más en cuestiones emotivas como un estadio de fútbol. Probablemente muchas de esas cuestiones con el paso del tiempo quedan relegadas al recuerdo.

También importa la densidad que tenga cada una de esas cuestiones. No es lo mismo un cambio de estadio que discutir la salida de una pista de atletismo o una modificación de butacas cuando salga ese tema. Que haya gente que pueda sentir nostalgia por algo que se va forma parte de las reacciones lógicas del ser humano. Sobre todo cuando se tocan cosas que tengan que ver tanto con el sentimiento y con el afecto, como pasa con el fútbol.

Lo que hay son movimientos de marchas y contramarchas. Así funciona todo. Lo interesante es que en ese movimiento se puedan realizar haciendo un equilibrio entre el respeto por el pasado y las necesidades del presente. En el caso de la pista de atletismo, son más importantes las necesidades del presente que las cuestiones del pasado.

Por Rodrigo Daskal, director del Museo River y sociólogo.

HS

Fuente: Fuente:Maximiliano BenozziMaximiliano Benozzi – Clarín.com – Deportes – Fotos:Archivo Museo River – : Archivo Clarín. – orge Sánchez – Museo River/Palito Haliasz.- Clarín.com – Deportes