//1-1 en los 90 Boca venció por penales al Barcelona en Arabia Saudita y se quedó con la Copa Maradona

1-1 en los 90 Boca venció por penales al Barcelona en Arabia Saudita y se quedó con la Copa Maradona

El equipo de Battaglia se impuso por 4-2 en la definición. Agustín Rossi se lo tapó a Pereira y Guillem Jaime lo tiró afuera.

Es un equipo que está buscando su mejor versión, que prueba variantes, que busca opciones en sus juveniles, que viene de tener una floja performance en la liga, que no pudo conseguir llegar a instancias finales en los torneos internacionales y que cambió al entrenador en plena temporada. Contrató a un mediocampista que fue emblema y ganó todo en su tiempo de pantalones cortos. Ahora vive su primera gran experiencia como entrenador en una apuesta arriesgada. Podría ser la descripción de ambos. Es más, como pocas veces en los últimos tiempos, el equipo argentino podría lucir su año con más éxitos que su rival europeo.

En ese contexto, con Diego Maradona como lazo histórico y con el cotillón árabe que sigue decorando al fútbol de estos tiempos de cara al Mundial que se jugará en Qatar, Boca se llevó una alegría de fin de año contra Barcelona en el Mrsool Park de Riyadh.

Con Dalma, Gianinna y Claudia Villafañe en la platea (las únicas tres mujeres en todo el estadio), con el show del entretiempo de Ulises Bueno cantando la canción que su hermano Rodrigo inmortalizó como himno maradoneano, con túnicas en las tribunas y jeques en primeros planos.

Fue un partido parejo, con mejores sensaciones para Boca más allá del triunfo en la tanda de penales. Y eso también habla de los momentos del equipo de Sebastián Battaglia, que puso su once ideal, y el de Xavi, una formación completamente alternativa (juega el sábado contra Elche) cargada de juveniles y con el debut de Dani Alves, con un rendimiento mejor de lo esperado por su larga inactividad.

Siempre tuvo más la pelota el equipo español. Pero en el primer tiempo no logró traducir ese manejo en situaciones de peligro. Es más, Boca quedó a tiro del primero con un par de bochazos largos a Villa. El equipo argentino no sufría y Rossi se mostró firme cuando lo probaron desde afuera, primero Dani Alves y luego Riqui Puig. Lo más lindo de esa primera etapa fue un caño con pisada de Agustín Almendra.

Para el complemento llegaron los cambios (en total, 13) habituales en este tipo de amistosos. El gol tempranero del Barcelona le puso un poco de pimienta al juego. Lo hizo Ferran Jutglà, uno de esos pibes del filial que ya tienen el cartel de futura estrella, con un derechazo soberbio al ángulo. En la previa, Coutinho bajó la pelota con el antebrazo y la acción debió haber sido anulada. No había VAR, claro.

El recambio siguió y, por ese entonces, si alguien escuchaba el relato sin ver el partido difícilmente sabría que se trataba del Barcelona cuando nombraban en cadena a Mika Mármol, Guillem Jaime, Arnaud Comas, Ilias Akhomach…

Luego de unos minutos de asfixia culé tras el 1-0, la pelota y el dominio fueron de Boca, que se potenció con los ingresos. Logró fluidez con Aaron Molinas, manejó el medio con Alan Varela y tuvo velocidad y buenas conexiones con Salvio y Pavón.

El Pulpo González estuvo a centímetros del empate con un cabezazo entrando por sorpresa. Y fue el santiagueño Exequiel Zeballos (otro ingresado) el que la mandó a guardar tras el desborde y el centro de Fabra por izquierda.

Quedan preguntas dando vuelta: ¿qué habría pasado si Barcelona hubiera puesto de entrada a sus mejores piezas? ¿Puede Boca sostener sus ilusiones en otra muestra de buenas pinceladas de sus juveniles? ¿Tendrán Zeballos, Molinas y Varela el respaldo que hasta ahora fue solo intermitente?

Terminó mejor Boca. Y se llevó un merecido premio en la definición desde los doce pasos. Otra vez por penales. Otra vez en una Copa Maradona como la que se llevó ante Banfield a principio de año. Y con el mismo método que venció a Talleres hace unos días para levantar la Copa Argentina.

Agustín Rossi le atajó el zurdazo a Matheus Pereira que fue contra su palo izquierdo y Guillem Jaime tiró por arriba su bombazo. Del lado xeneize, fue pura efectividad: metieron Rojo, Izquierdoz, Pavón y Molinas. Esta vez no hizo falta llegar al último disparo de Salvio.

Para encontrar el último triunfo de Boca ante los catalanes hay que retroceder hasta 1999. Aquel día en el partido de la Copa de los Campeones, fue triunfo 3-2 del equipo de Carlos Bianchi con goles del Chipi Barijho, César La Paglia y Martín Palermo. La figura fue Juan Román Riquelme, que cautivó a los dirigentes catalanes y un par de años después se vestiría de blaugrana.

Ahora Román es el hombre fuerte del fútbol azul y oro pero desde afuera. Cuentan que el largo viaje hacia Arabia sirvió para apuntalar la continuidad de Battaglia y empezar a mirar al futuro sin tantos fantasmas dando vueltas.

El triunfo ante el Barcelona entrega la última postal del año, ése que para Boca empezó con una vuelta olímpica en enero y cierra con un trofeo en alto en diciembre. De yapa, los dos se llaman Diego Maradona.

Fuente: Clarín.com Deportes – Foto: Captuta TV Clarín.com Deportes – Tweets TNT Sports Argentina@TNTSportsAR –C.A.B.J. Gol@CABJGol – Clarín.com Deportes